Páginas

domingo, 5 de noviembre de 2017

Siguiendo mis pasos

Perfectísimo. Muy bien, lo acepto. Que ganes no quiere decir que perdí. Nueve años dando la batalla. Entendido y anotado. Acepto que estoy enferma ¿Y ahora? ¿Empieza la recuperación por arte de magia? Para volver a ser dueña de mí necesitaría volver a nacer. Eso aquí y en China es imposible, tratar de cambiar mi forma de pensar es impensable. Soy consciente de ello. Estoy enferma. Estoy enferma. Estoy y ya. Acepto vayas conmigo hasta el fin de mis días. Me tomará otros nueve años batallar contigo sin mencionarte. Te posesionaste de mis letras, te volviste importante. Junto con el hartazgo llegó mi fe. La fe. No recuerdo haber tenido fe más que cuando Babo Alejandro se extravió.¡Por favor Babito regresa! Barry dice que nunca olvidará mi imagen bajo la tormenta gritando y llorando a mi perro.. No nace esa misma fe por mi recuperación. El pp se hizo parte de mi. Cambió mi carácter de dura a extremadamente dura. Acepto hoy cinco de noviembre, el día en que hace más de media vida mi madre ingresó al hospital inconsciente para morir una semana después. Comienza una nueva etapa. La aceptación. El si en lugar del no. Tal vez si pusiera todo mi empeño en sanar lo lograría pero tengo cosas más importantes en qué pensar. Me apena pedir ayuda. Me apena pedir a Barry que me ayude a caminar. No es justo para él. Ocuparse de mi antes de ir a trabajar. Ocuparse de mi al regreso. No es justo. Se me ocurrió una idea. Huellas. ¡Si, huellas! Desde que me levanto preciso ayuda. Perfecto. Después de mil intentos de dar un paso viendo la impotencia de Barry al mirar mis pies anclados, se me ocurrió algo. Cerré los ojos. Imaginé huellas. Las seguí. ¡Bravo! Llegué sola a mi cama. Dibujarías es más práctico que llenar de pasamanos la casa. Lo que debo pensar ahora es la manera de que no hagan que se vea feo el piso. Sé de una pequeñita a la que le fascinará la idea. Seguir las huellas será divertido. Hablo de las del piso no las mías. Las mías no llevan a ningún sitio. Mis huellas se borran fácil. Nomás le haces así y ya. No existo. No existí. O si pero no. ¿Y ahora qué sigue? Que hayas ganado no quiere decir que perdí. Te toca. Click!

21 comentarios:

  1. Pinta esas huellas,lo que importa es que te van a ayudar.
    La Bella sonreirá contigo.

    Un beso.
    Tú dejas huella,aunque creas que no...

    ResponderEliminar
  2. Si además de servirte a ti resulta ser un juego divertido para la Bella, matamos dos pájaros de un tiro.
    Suerte y abrazo.

    ResponderEliminar
  3. A las enfermedades hay que vencerlas con la creatividad. Están allí, no se irán (o sí, nunca se sabe) pero nuestra mente puede hacer el día a día más llevadero.
    Un gran abrazo, tenés fuerza interior y coraje.

    ResponderEliminar
  4. Esas huellas son unas suertudas.
    Han pasado de la inexistencia a ser pisadas por ti, nada más y nada menos!!!
    Son la envidia de todas las huellas del mundo.
    Cualquier día escriben un libro " La Malque y nosotras " y se hacen ricas y hacen una gira mundial...

    Muackkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  5. Volverás a nacer. Como cada vez que has sabido hacerlo, ante todos los desafíos que has lidiado. Nunca digas no, que todo es posible y a recobrar la fe, de volada y luego la salud, claro que sí!!! No le sueltes el protagonismo al p. que la protagonista eres tú. Hoy, ni siquiera debiste pensar en el p. Tan linda que amaneciste, como estrella de cine y capaz de todo. Qué huellas, ni qué... que tú, reina, no necesitas que el piso te diga pa onde, na! No estoy de acuerdo con esta entrada, estás muy por arriba de todo esto que dices. No corresponde a tu fuerza y a ti capacidad.
    Besos, Flor.

    ResponderEliminar
  6. Si se pudiera,si fuera factible, yo apostaría que si te lo propones firmemente, serias capaz de vencer al mismísimo PP, ese es el nivel que yo veo en ti...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. No creo que tus huellas sean tan fáciles de borrar.
    Besos, Malque.

    ResponderEliminar
  8. Toda idea es buena para seguir caminando;)

    Difícil ganarte a ti la partida...
    Un beso, mi chilanguita de ojos tristes.

    ResponderEliminar
  9. No creo que tus huellas se borren fácil.
    Un abrazo, Malque.

    ResponderEliminar
  10. Tienes mucha fuerza, amiga, quizás hasta más de lo que piensas.
    Besos 🌹 🌸 💐

    ResponderEliminar
  11. notar tus intentos de sacarle la vuelta a tu enfermedad y obtener una pequeña pero valiosa victoria es de admirarte. con seguir adelante a pesar de todo es algo que nos alegra a todos.

    besos.

    ResponderEliminar
  12. Tus huellas no se borrarán nunca,abrazo.

    ResponderEliminar
  13. La vida se hace de pequeños triunfos y grandes derrotas digeridas... Ánimo!!! Cae pero vuelve a levantarte. Un inmenso abrazo

    ResponderEliminar
  14. Eres una campeona. Y tu casa con huellas de colores va a quedar ideal. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  15. Ves, que siempre encuentras una salida, así se te nieguen los pasos, y el dolor del lama sea más fuerte. Un abrazo desde esta querencia. Carlos

    ResponderEliminar
  16. Aprendemos a vivir y llevarnos bien con esas enfermedad que se vuelven amigas...
    mira que sí.... saludos Malque

    ResponderEliminar

  17. Me gustan las huellas... especialmente algunas que pisan fuerte como las tuyas.
    Tal vez en una vida anterior haya sido un perro rastreador... :P

    "Que hayas ganado no quiere decir que perdí."
    Cierto y certero... como tú.

    Un beso y un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Eres grande y así seguirás Malque guapa.
    besicos
    Mavi

    ResponderEliminar
  19. ¡Claro que sí!!!
    Precioso y preciosa tú, querida Malque.

    Un abrazo mágico, igualito al que me dejaste el otro día.
    Y un beso.
    De tu RosaRosita.
    :)

    ResponderEliminar
  20. Hola Flor de María. No sé que decirte, pero seguro que tus huellas no se borraran nunca. Tu valentía perdurará porque eres un gran referente de fortaleza y vas dejando huellas en muchas personas. Tienes una entereza que ya nos gustaría tener a muchos de nosotr@s.
    Abrazos enormes

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje