Páginas

jueves, 2 de noviembre de 2017

La muerte está tan segura de alcanzarnos que nos da toda una vida de ventaja

Tanta miedo le tengo a la muerte que me he hecho su amiga. Dos de noviembre, se van los muertos grandes. Como cuenta la tradición hoy tienen permiso dos días para "visitar' a sus familiares o conocidos. Chupándose la esencia de los alimentos puestos en el altar de lo que fue su casa, llegan a recordar la vida. Buena o mala no pueden resarcir errores. Los unos vagan implorando un perdón tardío. Los otros a sus vivos para no morir del todo.las tradiciones, la familia, la alegría de sentirse vivos malviviendo porque nadie enseña a aprovecharla.

De eso se trata, aprender sobre la marcha. Si supiésemos lo que nos espera muchos no tendrían valor para darse una oportunidad. Suicidio sin muerte. Renunciarían del derecho a vivir para no hacer daño. Conocen su instinto. Mejor no nazco, gracias.
Haciendo lo que se puede voy sorbiendo la vida en traguitos. Dividiéndola entre el consciente y el inconsciente predominando este.
Armándome de valor tomé la bolsa de dulces que Barry trajo para repartir a los niños que toquen la puerta. No esperé llegaran a casa. Salí a buscarlos. Halloween adoptado. Tiene razón Barry, nuestra tradición es linda pero lúgubre. Respeto a la muerte. Lo que ayer vi haciendo de lado todo de mi, llené los ojos de alegría. Familias enteras caminando por la calle con sus hijos, nietos, mascotas. Todos juntos disfrazados. Imponentes lucían algunos. Salió el valor del que carezco. Pedí a Bruno me tomara una fotografía con el más feo monstruo que encontramos. Un muchacho con su espantoso disfraz estaba recargado en la pared. "Con ese" le dije a Bruno, "tómame una foto. "¿Te tomas una foto conmigo?" pregunté. Una voz cavernosa dijo que sí. Puso su mano sobre Mis hombros. Brrrrr yo si me la creo. De verdad me asusto. Gracias dije haciéndole cariñitos en su panza. ¿Yo con un desconocido? ¡Si!

Repartí los dulces con mi sonrisa desconocida. Le di incluso a unos niñitos pepenadores sin temor a que tocaran mis manos. Sentados en la carreta se asombraron de mi gesto. Otra niña se espantó cuando me acerqué (y eso que yo iba sin máscara, Awwwwww). La cara de felicidad de los niños no la voy a olvidar. Adolescentes penosos, novias cadavéricas, monjas en minifalda, payasos terroríficos.  Tanta alegoría de sonrisas.

Pedí otra fotografía a un payaso hacha en mano. Se nos acercó con un grito espeluznante haciendo que Cridsty y yo gritáramos asustadas. De verdad nos espantó. Mi mente los vuelve reales. Enfrento miedos de disfraces horrorosos.
Nadie me quita lo vivido, todo era felicidad. Llené los ojos de tanto para los momentos bajos. Para los viernes conmigo. Fui feliz lo admito. Necesité una bolsa de dulces y las manos de Bruno y Barry para ayudarme a caminar. ¿De modo que de esto se trata? Vivir la vida y sin pensar en como serlo. Mucha gente detesta el halloween. Valemadre lo que piensen. Fui feliz egoístamente.

En casa este año no vinieron mis muertos. Barry con su trabajo y yo con mi dependencia no podemos hacer mucho. No importa. Nuestros muertos como Pedirto Infante viven siempre en nuestros corazones.
Quiero si de pedir se trata, morir del todo cuando me vaya al otro mundo, ya no quiero ser inmortal. Quiero fiesta cuando muera. Quiero el olvido en permanencia total a quien en esta vida buscó ser. Nomás así, ser y ya está.

No me esperes hoy toca dormir.



















25 comentarios:

  1. ..que no tenga prisa en vernos...ya llegaremos....un saludo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  2. Yo también quiero fiesta. Y si puedo convertirme en fantasma para participar, pues mejor. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Cuanto me alegro que te sintieras tan feliz, mañana te inventas lo que sea y vuelves a ser feliz, por favor, y pasado mañana, y al otro, y luego, y siempre... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Es necesario dormir, tanto como soñar. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  5. Mis muertos tampoco han venido.
    No sé qué harán...
    Cada vez son más despistados.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Así es, viven siempre en nuestros corazones.
    Me alegro de que lo pasaras tan bien.
    :)

    Un beso y todo mi cariño, querida Malque.

    ResponderEliminar
  7. Los míos prefieren les dejen tranquilos.
    Besos 🌹 🌸 💐

    ResponderEliminar
  8. Pues si fuiste feliz, viva Halloween y la madre que lo parió.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me has atrapado con tu buen sentido del humor, ese divertimento al que me has llevado entre monstruos, payasos terroríficos y novias cadavéricas, del que los niños disfrutan y nos contagian con su cara de felicidad... No tiene precio.

    ResponderEliminar

  10. "La muerte está tan segura de alcanzarnos que nos da toda una vida de ventaja.
    Vivir la vida y sin pensar en como serlo."

    "Nuestros muertos... viven siempre en nuestros corazones."

    "Fui feliz egoístamente."

    Cierta y certera.
    Bien por ti y los tuyos, estén o no.

    Un beso y un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por tu visita.
    Desde que nacemos empezamos a morir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Mis muertos están lejos de aquí, pero cerca en mi corazón :)
    saludos malque

    ResponderEliminar
  13. Lo importante es que fuiste feliz y la felicidad es alegre no egoísta. Y en este caso menos que menos. Contenta de que disfrutaras.
    Besos, Flor de María.

    ResponderEliminar
  14. Sí,creo que se trata de eso...de ir viviendo a poquitos.
    Si fuiste feliz esa noche,eso es lo que importa.

    Un beso,yo voy a dormir ahora.

    ResponderEliminar
  15. Viste? A veces es fácil ser feliz, es cuestión de dejarse llevar por las circunstancias. Y hay circunstancias que son bonitas, no tiene sentido resistirse a ellas.

    Saludos salados.

    ResponderEliminar
  16. me he alegrado mucho de que te lo hayas pasado de lo más bien. en mi país los niños con sus padres se divierten en la noche del 31 con halloween y al día siguiente, el 1, van a los cementerios a visitar y dejar flores a sus muertos; algunos desayunan, almuerzan con ellos y les llevan hasta serenata.

    yo no celebro halloween y en el "día de los santos" me la paso invariablemente en casa.

    besos.

    ResponderEliminar
  17. "Solitario triste y mudo
    hállase aquel cementerio;
    sus habitantes no lloran
    ¡Qué felices son los muertos!"
    G.A.B.

    ResponderEliminar
  18. Hola Malquerida , lo verdaderamente importante , es que por una vez te lo pasate realmente bien , repartiendo chuches co Barry , y disfrutando de halloween , y yo me alegro mucho por ti , y como tú bien dices cuando nos llegue la hora , ya nos marcharemos con la parca de la mano , pero de momento ahora toca disfrutar y divertirse un poco , no crees ? te deseo un feliz Domingo amiga mia besos de Flor.

    ResponderEliminar
  19. Y sí, mi chilanguita, a vivir se va aprendiendo sobre la marcha, como dices, y hasta el morir; pero que la Calaca no tenga prisa...
    Me hace feliz sentirte feliz.

    Un abrazo, chaparrita.

    ResponderEliminar
  20. Me alegra mucho este post, me lo había perdido. Eso es todo, Flor. Vivir lo que sea con harta alegría, reír a carcajadas. Me fascina verte así.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  21. Lo importante es que fuiste feliz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola Flor de María. Me divierte que el día de los muertos (santos) sea una fiesta de disfraces. Nunca me disfracé pero es alegre ver que las personas ven la muerte con alegría. Ahora que recuerdo, sí me disfracé y fui bailar disfrazada con otras personas.
    Si fuiste feliz eso es lo que más importa.
    Abrazos fuertes

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje