Páginas

miércoles, 29 de noviembre de 2017

El ocaso de los idiotas

El mágico mundo de las pesadillas siendo mi propia protagonista. El neurólogo lo dijo claro: No suspendas el tratamiento de ninguna manera. Las pastillas revolucionan mi mente. Viajes astrales no pedidos. No estoy interesada en conocer el pasado que de mi no se dice. Me revuelvo en la cama. Alguien despiérteme por favor. Agonía vivida en pocos minutos que dura la eternidad de un sueño oscuro, violento, frío.

Falta mucho para ver al neurólogo. No podré resistir. Los gritos de ultratumba aterran a mi familia.  Y dicen que uno puede vivir con esto. Agresión a mi paranoia. Es la primera vez que ¨veo¨ a alguien queriéndome hacer daño. Desecho la idea por miedo a incrustarla en el subconsciente. Es demasiado.
Despierta con tremendo dolor de cabeza. ¿Alguien me pegó en la nuca o por qué me duele tanto?
Las sombras paradas en el dintel de la puerta metidas en un cuerpo desconocido. El yo ingrato susurra a quién perteneció. No quiero saber más. Ya no busco respuestas en los huesos de los que fueron.  Los muertos no hablan. Este mundo paranoico nocturno no se lo deseo a nadie. Mis peores enemigos -¿tengo?- no deben sufrir tanto. Nadie me hizo tanto daño. O si. 

Por suerte mis noches no duran tanto. Las siestas tomadas en el día mitigan el cansancio. Me vuelvo huraña. El frío entró por mis huesos. ¿Nadie duerme aquí?
¡Alguien pare esta barbarie!
Provengo de tierras gloriosas de montes llenos de historias. Con un convento de monjes -¿O eran monjas?- al otro lado del riachuelo. Árboles llorones -todo es drama aquí- pájaros alegrando las brumas. Niños jugando con el lobo feroz. ¿Lobo estás ahí?
¡Siiiii y te voy a comer la panza!
Un cuarteto de violines musicaliza mi noche de terror. ¿Cuánto falta para amanecer el miércoles? 
La música clásica interpretada por tres grillos -perdón eran cuatro- violinistas da vida al terror de mis noches. Que alguien implore por mi a los dioses de los sueños. Mi ateísmo disfrazado no me lo permite.

Fuera de todo las pesadillas tienen su lado bueno. Cuando alguien me dice mesándome el cabello: Despierta todo estará bien, tuviste una pesadilla.

Ese puede ser la razón de mi  no soñar.
















20 comentarios:

  1. Ojalá siempre tengas a alguien que te mese el cabello y te despierte y te diga que solo ha sido una pesadilla.
    Tus palabras son como disparos en la noche, la desazón y el frío que nos envuelve. Pero a la vez, no sé como decirte, tienes tanta luz.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

  2. Tienes razón... tienen un lado bueno: el despertar...

    Un beso y un cálido achuchón.

    ResponderEliminar
  3. nanai, nanai...son sólo pesadillas. Pon un ramito de romero y un platito con sal bajo la cama antes de acostarte, puede ayudar
    Abbrazos contenedores

    ResponderEliminar
  4. Esa debe ser la razón de tu pesadillar, que despierten con esa dulzura.
    Besod, mana,

    ResponderEliminar
  5. ¿Arrancándole el cabello? ya me confundí.
    ¡Que baje la intensidad de las pesadillas pronto! ya mucho se tiene con las horas de vigilia.

    Sus visitas alegran mi día. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Lo bueno de las pesadillas es que siempre nos miman al despertar. Lo malo es todo lo demás. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  7. Soñar despiertos y soñar dormidos es tan necesario.

    Lo primero para el descanso del espírito y lo segundo para la mente.

    Me encantaría emcontrar unas pastillas mágicas que me aliviasen de mis pesadillas estando despierta.

    Un abrazo.

    Es bonito leerte.

    ResponderEliminar
  8. La pesadilla es insufrible. El hecho de ponerlo a uno protagonista de eventos tenebrosos y trágicos, y no si no logra despertarse, deja tan mal sabor, que al otro día, en la vigilia, todo sabe mal. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  9. Vaya... ojalá te dejen en paz.
    Sé lo que son.
    Es para irse a dormir con una pistola bajo la almohada para dispararle a los monstruos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Deseo que te dejen, que se vayan. Ojalá se vayan.
    Un beso grande y mi cariño.

    ResponderEliminar
  11. Ojalá te dejen en paz y no vuelvan.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  12. Volverán...
    Tú y yo lo sabemos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Al despertar ellas se van...
    Besos🌷🌷🌷

    ResponderEliminar
  14. Ojalá te despiertes enseguida que empiece la pesadilla...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  15. en tu caso las pesadillas son bromas de tu mente alterada que las pastillas ordenan.

    a hacerle caso al neurólogo aunque no guste.

    besos.

    ResponderEliminar
  16. Imploraremos por ti a los dioses.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Las pesadillas son muy puñeteras y mu putas. No sé porqué será, pero sueños buenos, se dan muy poco.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  18. ¿Segura que ese neurólogo no es en verdad un astrólogo? Mira que recetarte cosas que te van a disparar al espacio y a los terrores profundos, no sé si es para aceptarlo hasta que no sepamos bien sus intenciones.

    ResponderEliminar
  19. Parecen tan reales que se pasa fatal.
    Deberíamos poder elegir los sueños, ya que estamos tan limitados en la realidad.
    Pero no, tampoco.
    Muchos besos, Malque

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje