Páginas

martes, 21 de noviembre de 2017

Unknow

Ando en busca del
hacedor de versos dejados en mi blog.
Si alguien sabe quién es
háblenle de mi.
Díganle que vuelva.
No soy buscona,
nomás quiero agradecer
los recuerdos que me trajo
cuando trabajé de musa
sentada con mis manitas puestas así,
carita de inocencia
mejillas de arrebol.
Cuando tejía la vida con versos.














domingo, 19 de noviembre de 2017

¿Qué? ¿Qué de qué o qué?

Nadie dijo que la felicidad fuera eterna ¿O si? Dura lo que tiene que durar y ya está A lo que te truje chencha. Hay que empezar mil veces si es necesario. ¿Dónde me quedé? Ah si. Como les iba diciendo, hoy me tocó preparar mi desayuno. Con la nevera vacía no hay más de donde escoger. Huevos y tortillas. Debo de dar gracias por tener huevos -siempre- y tortillas. Ni hablar mujer trais puñal eso o te quedas escuchando a los grillos. No pos ni modo. Prepárate tus huevos y tu cafecito. Eres todo lo que hay. Pero ¿Huevos? ¿Es neta? Cierto que hay millones sin siquiera tener un huevo pero mejor prefiero que me mienten la madre -nocierto- a desayunar huevo. Luego hay que lavar los platos con cloro para que no dejen ese olor tan particular que hace vomitivos a los huevos. Entonces ya saben. Si un día se les ocurre invitarme a desayunar plicito que no sean huevos. -Limosnera y con garrote- Como de todo -menos bróculi ni verdura hervida- de ai en fuera acepto incluso un pinche bolillo duro pero huevos no por favor. No pregunten qué desayune porque seguramente acertarán. ¡Huevos! ¡No por favor! ¡Quiero un sandwich de aire! Seré inconsciente o no, de todos modos ya estoy muy lejos del bien y el mal. ¡Quiero desayunar! ¡Que nadie se acerque, a menos que quiera perder la cabeza!

martes, 14 de noviembre de 2017

Mar

Cuando estoy de esta manera
lueguito pienso en lo hermoso que sería
vivir cerca del mar.
Tiestos esparcidos en la arena
incapaces de volver a juntarse
formando un solo organismo.

El mar seria benévolo 
dejándome explorar el límite de sus aguas
corroborando
que todo tiene un fin
y en ese fin un comienza.
Onanismo de gracia sin manos.

Los meses, años, días, horas, minutos, segundos,
todo pasa sin dejar rastro.
Ignoto tiempo buceando
por las aguas oscuras del subconsciente.

Olas despeinadas por brisas frescas.
Apoteosis de unión hombre-naturaleza.

Quién necesita faro para llegar a la felicidad
de encontrarse con uno mismo
a salvo de tormentas furiosas
sin vientos escarchados de premura.

Sinceridad en cuatro tiempos.











jueves, 9 de noviembre de 2017

Dos viernes

Un universo de letras a elegir. Formo palabras. Aparto las más dañinas como si fuesen manzanas podridas. El cansancio mental es alto. Dormí si acaso una hora. Podría quedarme aqui tirada contando las horas. No lo quiero hacer, tengo la responsabilidad de mantener en buen estado a mis mascotas. Además Barry me obligaría de alguna forma a dejar la cama. Debo quedar bañada y desayunada antes de que se vaya a trabajar. ¿En qué momento me convertí en su hija? Hace unos días me llamó la atención. Pasaron dos tipos montados en bicicleta con actitud sospechosa. Los vi cuando iba saliendo de mi casa. Se dieron cuenta que los vi. Uno de ellos bajándose de la bicicleta se dirigió a mi. "Buenos días doña güera". Contesté recelosa. Me hizo preguntas banales que contestë lo más segura posible. Los hombres me dan miedo. El tipo ke ofreció sus servicios. Anoté su teléfono en la libreta de Barry. Se la pedí por la ventana. El tipo seguía hablando. Lo corté de buena manera. "Adiós mi güera" -¿Tú güera"?, pendejo- subiéndose a la bicicleta. Toqué a la puerta. Barry abrió. Me hizo preguntas. No hables con nadie te he dicho. Ya lo sé. ¿Entonces? ¡Yo qué sé! El tipo me dijo "Adiós mi güera" está pendejo. No soy suya ni de nadie. Imbécil. No debo ni quiso preocupar a Barry, ya tiene suficiente con lo que le pasa para que todavía venga yo con estupideces a preocuparlo más. Punto final escribió. Hace tiempo conocí al Barry con el que no me casé. Es extraño cuando está. Solícito me cuida. Tolera el malhumor. Acaricia mi pelo. Qué cosas. No tolero que nadie toque mi cabello. Solo él puede hacerlo. Tengo que idear la forma para que acepte que lo revise un médico. Gruñón nis manda al carajo. Está pensando en arreglar sus papeles y todo eso. Me asusta. Yo si tengo huevos para darme un plomazo me dijo. Peo primero me lo das a mi contesté. Yo no quiero ser como Romeo y Julieta. Yo quiero un final feliz con Barry y ya. No concibo la vida de otra forma. No digan nada por favor. Esto es un desahogo. Por favor no digan nada. Tengo mucho sentimiento. Estoy enojada. Yo lloro.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Ella

Ha dicho:

Voy a estudiar para ser tan inteligente como mi abuela. La Bella dijo algo lindo de mi. Quiero llorar. Ella sincera. Me agrada saber que además de enojona vio una cualidad en su abuela. Y encima me quiere. No le gusta hacer la tarea conmigo.

-¿Abuelo, puedo hacer la tarea contigo?-
Si  hubiese sido maestra, sería de las que no se olvidan. Ni hablar nomás soy una señora enamorada de Enrique por siempre. Amor eterno porque no nos conocemos. Mi maestro de vida. Le acabo de otorgar ese título nomás porque me vio directo a los ojos. Choque eléctrico haciendo latir mi corazón loco.  Soy la más cuerda de los dos.

Viejita.

Ahora.

Ser inteligente no me exime de cometer errores ni de haber elegido el camino perfecto.
Yo como él necesito ahora un post, una casa y a ti.

No se rían cada uno escoge lo que cree mejor para su vida incluyendo un depresivo.... o un dios sin imagen.

Tuve tres maestros inolvidables. Lola, Teresa y Juan. Ellos pusieron las bases para ser lo que soy. Ortografía, disciplina, respeto. Todavía conservo esas tres cualidades. Moldearon el barro de mi niñez. No les tuve miedo. Me agrada La Bella no lo tenga conmigo. Sin ser su maestra la he conducido por buenos caminos. Eso para mi es algo grandioso.

Natalia se ha ganado mi admiración y respeto. Presumo pocas veces, la máxima calificación en mi certificado de primaria. Diez absoluto. Varios conocidos se han acercado pero nadie lo ha igualado. Sospecho que alguien lo hará lo hará muy pronto y sin esfuerzo.

Me satisface. Esta reina cederá su trono. Aí te voy abuela.
Blah ya me voy. Las niñas de mis ojos son chillonas.

¿Es en serio?












domingo, 5 de noviembre de 2017

Siguiendo mis pasos

Perfectísimo. Muy bien, lo acepto. Que ganes no quiere decir que perdí. Nueve años dando la batalla. Entendido y anotado. Acepto que estoy enferma ¿Y ahora? ¿Empieza la recuperación por arte de magia? Para volver a ser dueña de mí necesitaría volver a nacer. Eso aquí y en China es imposible, tratar de cambiar mi forma de pensar es impensable. Soy consciente de ello. Estoy enferma. Estoy enferma. Estoy y ya. Acepto vayas conmigo hasta el fin de mis días. Me tomará otros nueve años batallar contigo sin mencionarte. Te posesionaste de mis letras, te volviste importante. Junto con el hartazgo llegó mi fe. La fe. No recuerdo haber tenido fe más que cuando Babo Alejandro se extravió.¡Por favor Babito regresa! Barry dice que nunca olvidará mi imagen bajo la tormenta gritando y llorando a mi perro.. No nace esa misma fe por mi recuperación. El pp se hizo parte de mi. Cambió mi carácter de dura a extremadamente dura. Acepto hoy cinco de noviembre, el día en que hace más de media vida mi madre ingresó al hospital inconsciente para morir una semana después. Comienza una nueva etapa. La aceptación. El si en lugar del no. Tal vez si pusiera todo mi empeño en sanar lo lograría pero tengo cosas más importantes en qué pensar. Me apena pedir ayuda. Me apena pedir a Barry que me ayude a caminar. No es justo para él. Ocuparse de mi antes de ir a trabajar. Ocuparse de mi al regreso. No es justo. Se me ocurrió una idea. Huellas. ¡Si, huellas! Desde que me levanto preciso ayuda. Perfecto. Después de mil intentos de dar un paso viendo la impotencia de Barry al mirar mis pies anclados, se me ocurrió algo. Cerré los ojos. Imaginé huellas. Las seguí. ¡Bravo! Llegué sola a mi cama. Dibujarías es más práctico que llenar de pasamanos la casa. Lo que debo pensar ahora es la manera de que no hagan que se vea feo el piso. Sé de una pequeñita a la que le fascinará la idea. Seguir las huellas será divertido. Hablo de las del piso no las mías. Las mías no llevan a ningún sitio. Mis huellas se borran fácil. Nomás le haces así y ya. No existo. No existí. O si pero no. ¿Y ahora qué sigue? Que hayas ganado no quiere decir que perdí. Te toca. Click!

jueves, 2 de noviembre de 2017

La muerte está tan segura de alcanzarnos que nos da toda una vida de ventaja

Tanta miedo le tengo a la muerte que me he hecho su amiga. Dos de noviembre, se van los muertos grandes. Como cuenta la tradición hoy tienen permiso dos días para "visitar' a sus familiares o conocidos. Chupándose la esencia de los alimentos puestos en el altar de lo que fue su casa, llegan a recordar la vida. Buena o mala no pueden resarcir errores. Los unos vagan implorando un perdón tardío. Los otros a sus vivos para no morir del todo.las tradiciones, la familia, la alegría de sentirse vivos malviviendo porque nadie enseña a aprovecharla.

De eso se trata, aprender sobre la marcha. Si supiésemos lo que nos espera muchos no tendrían valor para darse una oportunidad. Suicidio sin muerte. Renunciarían del derecho a vivir para no hacer daño. Conocen su instinto. Mejor no nazco, gracias.
Haciendo lo que se puede voy sorbiendo la vida en traguitos. Dividiéndola entre el consciente y el inconsciente predominando este.
Armándome de valor tomé la bolsa de dulces que Barry trajo para repartir a los niños que toquen la puerta. No esperé llegaran a casa. Salí a buscarlos. Halloween adoptado. Tiene razón Barry, nuestra tradición es linda pero lúgubre. Respeto a la muerte. Lo que ayer vi haciendo de lado todo de mi, llené los ojos de alegría. Familias enteras caminando por la calle con sus hijos, nietos, mascotas. Todos juntos disfrazados. Imponentes lucían algunos. Salió el valor del que carezco. Pedí a Bruno me tomara una fotografía con el más feo monstruo que encontramos. Un muchacho con su espantoso disfraz estaba recargado en la pared. "Con ese" le dije a Bruno, "tómame una foto. "¿Te tomas una foto conmigo?" pregunté. Una voz cavernosa dijo que sí. Puso su mano sobre Mis hombros. Brrrrr yo si me la creo. De verdad me asusto. Gracias dije haciéndole cariñitos en su panza. ¿Yo con un desconocido? ¡Si!

Repartí los dulces con mi sonrisa desconocida. Le di incluso a unos niñitos pepenadores sin temor a que tocaran mis manos. Sentados en la carreta se asombraron de mi gesto. Otra niña se espantó cuando me acerqué (y eso que yo iba sin máscara, Awwwwww). La cara de felicidad de los niños no la voy a olvidar. Adolescentes penosos, novias cadavéricas, monjas en minifalda, payasos terroríficos.  Tanta alegoría de sonrisas.

Pedí otra fotografía a un payaso hacha en mano. Se nos acercó con un grito espeluznante haciendo que Cridsty y yo gritáramos asustadas. De verdad nos espantó. Mi mente los vuelve reales. Enfrento miedos de disfraces horrorosos.
Nadie me quita lo vivido, todo era felicidad. Llené los ojos de tanto para los momentos bajos. Para los viernes conmigo. Fui feliz lo admito. Necesité una bolsa de dulces y las manos de Bruno y Barry para ayudarme a caminar. ¿De modo que de esto se trata? Vivir la vida y sin pensar en como serlo. Mucha gente detesta el halloween. Valemadre lo que piensen. Fui feliz egoístamente.

En casa este año no vinieron mis muertos. Barry con su trabajo y yo con mi dependencia no podemos hacer mucho. No importa. Nuestros muertos como Pedirto Infante viven siempre en nuestros corazones.
Quiero si de pedir se trata, morir del todo cuando me vaya al otro mundo, ya no quiero ser inmortal. Quiero fiesta cuando muera. Quiero el olvido en permanencia total a quien en esta vida buscó ser. Nomás así, ser y ya está.

No me esperes hoy toca dormir.



















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje