Páginas

jueves, 31 de diciembre de 2009

Me atrapó el espiritú festivo...




Sin ánimo de hacer balance, el 2009 fué un buen año... aún saboreo las mieles de la felicidad y es la primera vez en mucho tiempo que estoy consciente de eso.

Empezar bien el año, con trabajo, salud y sobre todo felicidad es lo más grande que nos puede pasar a mi y a mi familia.

Pedir más sería un abuso...
Hoy yo quiero a todo el mundo y el mundo me quiere a mi.
Hoy solo quiero que todo el mundo sea igual de feliz que yo... solo eso quiero hoy y como me siento afortunada sé que será así.

Consciente de la felicidad y la buena fortuna deseo con la mano en el corazón que todo vaya bien para todos.

¡¡¡FELICIDADES!!!






miércoles, 30 de diciembre de 2009

Había una vez un honguito MaLquEridO...




Se encontraba solo y siempre se quejaba de lo mismo, era un hongo MaLquEridO según ella, aunque en realidad era una honga,  una honga chaparra que decía que nadie la quería. Aunque fuera muy diferente  lo que ella percibía.

Era orgullosa, altanera, prepotente, chocante y malhablada.

Un día de pronto sintió que podía salir de ese lugar solitario donde se encontraba y decidió asomar la cabeza a un mundo muy diferente al de ella.

Y lo hizo.

Empezó a ver que había muchos hongos diferentes a ella. Había hongos muy alegres, otros muy tristes, los de más allá solitarios, algunos serios, incluso había uno que tenía un parche en el ojo, otro que andaba en un barquito que se hizo con una cáscara de nuez, un hongo araña patona, un honguito Lady, un honguito escritor, un hongo muy simpático que la hacía reir mucho todos los días, en fin... tantos y tantos hongos.
Fué acercándose a ellos, le gustaba la perspectiva que tenían de la vida. Su vida era un poco gris, pero que se asemejaba a la idea que ella tenía de vida que le enseñaron sus padres hongos.

Y de pronto se dió cuenta que le gustaba estar con ellos. Con esos hongos que le enseñaban cosas muy distintas a las que ella sabía o había visto.

Veía que todos los hongos compaginaban entre si, platicaban, eran amigos, reían, en fin y quiso ser como ellos.

Pensó de que manera podría ella atraer a esos hongos pero no sabía ninguna forma del como acercarse.

La única manera que sabía era platicar su historia. Una historia que si bien no era muy diferente a la de los demás, sería la forma en que ella la contara.
Y lo hizo, con ayuda de una espora que se había quedado cerca y que tiempo después se convertiría en un hongo Kiku.
Ella le hizo promoción con algunos hongos amigos y se acercaron a escucharla, lo demás sería cosa de ella. Mantenerlos cerca... que no se fueran.

Empezó a hablar y hablar y de pronto fueron llegando hongos y más hongos. Hasta que formó su reino. El reino del país de los hongos.
Llegaron hongos poetas jóvenes, hongos simpáticos colombianos, algunos se hicieron sus pajes y otros más sus escuderos, hongas que llegaron de otros reinos lejanos, llegaron muchos... muchos hongos.

Y así ha pasado un largo año, en el que la honga chaparra ha hecho crecer su reino.

Le ha costado mucho trabajo mantenerlo por el carácter  férreo que tiene. Porque no acepta perder nunca. Porque su voluntad es a prueba de fuego, porque no acepta un no por respuesta, porque a veces es tirana... la mayoría de las veces. Porque aún no hay nada que la venza... aunque pareciera que así es.

Pero aún con todo lo malo que pueda tener, la reina hongo hizo algo bien porque hay muchos hongos que se han quedado con ella... que la han aceptado como es, aunque a veces pueda ser el hongo más fastidioso.
Y eso ella lo agradece.

En este año que está llegando a su fin, nació la reina del país de los hongos... nació la MaLquEridA... nació una mujer que ha sabido entender y cambiar la vida de su familia, de sus amigos y de ella misma y eso... eso es un gran logro.


¿Habrá MaLquEridA para rato?, solo ella lo sabe... ó tal vez... ni ella lo sabe.


Un gran abrazo a todos los hongos de este reino y un agradecimiento enorme por seguir conmigo.



¡¡¡Salúd!!!






Hoy me siento emo...





¨Un día más me quedaré sentada aquí, en la penumbra de un jardín tan extraño, cae la tarde y me olvidé otra vez, de tomar una determinación¨.



Este subir y bajar de emociones, me tiene la vida un poco trastornada y mis lados opuestos saltan a la menor provocación, de reir al llorar, del enojo a la alegría y ni siquiera sé porqué.
Me deprimo tan fácil, así sea solo porque no pude comprar una chimistreta para la nueva computadora. Me está volviendo loca esta vida sin sobresaltos que estoy llevando en los últimos tiempos.
anoche estuve llorando sin motivo hasta que el sueño me venció...

No sé qué pasa.

Me he dado cuenta que los sueños que se llevaron toda una vida forjar, se han cumplido y de pronto ya no tengo sueños... se acabaron.

¿Cómo hago para vivir sin sueños?...

¿Esperar otra vida para pensar en otros?.


Estoy muy agradecida con mi familia, y a pesar que no les respondo como ellos quisieran, no me entiendo. No puedo evitarlo... me deprimo fácil.
¿Serán las pastillas?... no lo sé.


¨Antes de que olvides mi fisionomia, antes de que pierdas mi fotografía, me adentraré en poemas de filosofía y escribiré un boceto de toda mi vida¨. 

Cualquier melodía me hace suspirar o me hace llorar o la repito y repito hasta que las letras están tan gastadas que ya no me dicen nada.


Tal vez sea depresión de fin de  año...




¨Antes de que pienses que no valgo nada, antes de que diga mi última palabra, le diré a los dioses que te arrullen en su cuna, y me embriagaré con el alcohol que da la luna¨. 




Creo que echaré  a volar la imaginación, dejaré que mi mente vague entre sueños, encontraré algunos que dejé perdidos en el camino y regresaré renovada o ...


Tal vez necesite descanso... apagaré la computadora, no sé por cuanto tiempo, es una adicción que no he podido superar ... a mi familia le dará gusto eso... aunque sea solo por unos cuantos días.




¨Antes de que el gallo cante en las mañanas, antes que la lluvia, se meta en mi cama, me adentraré en poemas de filosofía y escribiré un boceto de toda mi vida... antes... antes de¨...




Esta es la última canción que he descubierto y que me está matando el alma...



















Snifff!!!
Snifff!!!
Snifff!!!

lunes, 28 de diciembre de 2009

Me divorcio...




Todo principio tiene su fin y el matrimonio con Barry ha terminado... ha llegado a su fin.
Nunca me he caracterizado por decir mentiras, algunas veces omito la verdad pero eso no quiere decir que diga mentiras... solo no digo la verdad.

Ha llegado el momento de hablar con ellos, es lo menos que se merecen mis hijos y Barry, que siempre han visto y cuidado por mi.
Por eso he decidido decirlo ... amo a otro hombre.

Sé que me crtiticaran mucho, pero solo yo sé lo que siento y lo que vivo. He encontrado a otro hombre y he decidido vivir lo que me resta de vida a su lado, aún cuando él no esté muy de acuerdo en que deje mi casa.
Pero yo así lo quiero.
Hablaré con mis hijos, les haré ver que es mi felicidad por la que estoy luchando y que voy a hacer lo que sea por conseguirlo, como siempre lo he hecho.

Les haré entender que es mejor separarme de su padre, que vivir una mentira. Aparentar ante todos que seguimos siendo la pareja más feliz de toda la familia. Dejaremos de ser el modelo que todos toman para formar un buen matrimonio.
Se darán cuenta de que al igual que todos, nosotros también tenemos defectos y que luchamos hasta el fin, pero esto ya no se puede sostener más.

Así que me iré, no sé a donde, pero siempre habrá un lugar en donde pueda estar y donde pueda ser feliz... hoy aquí ya no lo soy.

Buscaré mi presente, porque el pasado ya se fué y el futuro nadie lo sabe... solo quiero vivir el hoy.

Así que... aquí termina la historia de la reina del país de los hongos con el rey Barry y los príncipes Kiku y Muny.

Todo principio tiene su fin y esta historia... terminó.

Esto lo hago por ti Enrique.
















Hoy es 28 de diciembre...

domingo, 27 de diciembre de 2009

Con el cielo por cobijo...




He debido tomar al cielo por asalto. No hay otra manera de poder dormir.
Le he pedido a la luna que me tome entre sus brazos y me arrope con el manto oscuro de la noche. Ha apagado la luz de las estrellas para que no me distraigan con su luz palpitante. Tomo una nube mullida para que me sirva de almohada.
Con su fina mano cierra mis ojos y me arrulla entre sus brazos plateados. Solo ha dejado encendida la estrella boreal, para que no me espanten los fantasmas que aún rondan en mi cabeza... pocos pero aún hay.
¿Por qué no puedo dormir?...
Dios, si al menos supiera la causa del insomnio...

Despierto a las 2.30 de la madrugada, veo el reloj y no puedo cerrar más los ojos. Decido escuchar un poco de música para aletargar mis sentidos... no lo logro por muy suave que esta sea.

Los párpados me pesan, pero el cerrarlos me provoca un tremendo esfuerzo, y prefiero mantenerlos abiertos... así ha llegado ya la luz del sol que me ha tomado de la mano para decirme que me levante, que lo peor ha pasado... que ya es de día... aunque eso implique que de nuevo llegará la noche y con ella el insomnio que me tiene presa entre sus afiladas garras desde hace varios días...

Si solo pudiera dormir...






sábado, 26 de diciembre de 2009

Chingada madre...






¿Dónde fregada madre están mis pastillas?
Me lleva la fregada, no puede ser... quiero mis pastillaaaaaaaaaaaaaaaaas!!!
Butilhioscina, no, esa no me sirve.
Ketorolaco, buscapina, madopar, captopril, tanta pinche pastilla y no hay una sola para el dolor de cabeza.
2.30 de la mañana y no hay ni donde madre comprar unas pinches pastillas.

Por dios!!! y este dolor que no me deja, argggg!!!
Ya sé!!!
Aquí... aquí debe haber aunque sea una aspirina.
No hay, no hay... aggghhh!!! ¿qué voy  a hacer?...
Y este jijo dolor que no se me quita.
Me voy a  bañar para bajar la fiebre mientras... ¡aggghhh! mi pobre nariz ya esta pelada de tanto sonármela.
Por dios, por dios... pinche gripe.

Trataré de dormir...
¡¡¡Ya sé!!!, Barry, acompáñame a tomar dos pastillas ya sé donde puede haber.

¡Aquí están!,
¡Aquí están!,
glu, glu, glu... por fin, podré dormir.


Cierro mis ojos esperando por fin que el sueño se apiade de mi mente adolorida de tanto catarro... y tequilas decembrinos.
El cielo me está esperando.

De pronto tocan las puerta... ¿ a las 2.30 de la mañana?... ¿quién será, por dios?.
Es Higuita, ¡no puedo creerlo!, el portero de la selección colombiana, ¡no puedo creerlo!. Pero... ¿él qué?, ya pasó de moda...
Él espera tranquilo en la puerta, esperando a que me arroje en sus brazos, pero yo solo me quedo quieta, y no hago nada... solo lo veo.
Lo veo con su uniforme oscuro,sus músculos se le maracn de forma impresionante. Lo veo con ese pelo negro, tan rizado. Sus piernotas que parece que va a reventar el pantaloncillo, ¡por dios!

De pronto, abro los ojos, recorro el techo de mi recámara. Voy poniendo en orden las ideas y me doy cuenta que todo ha sido un sueño provocado por el dolor de cabeza y la fiebre.
Todo lo entiendo perfecto, pero... ¿soñar con René Higuita?... o sea... jelouuu!!!

Prometo que para fin de año, no tomo tequila... brindaré con coca...




¿René Higuita?...


Será mejor que trate de dormir, ¿y si sueño con el Pibe Valderrama?... mi subconsciente me traiciona, me gustan greñudos y colombianos.












viernes, 25 de diciembre de 2009

A placer...






Cuando el ambiente es propicio para sentir la música hay que aprovechar y dejarse llevar por las notas, la letra, la sincronía.


Cantar sin pena...


Sin evitar desafinar...


No importa nada...


Solo sentir...


Y todos sentir diferente...


Pero sentir...


Saberse vivos...


Sentirse amados...


Cantar, por el placer de cantar...


Cada quien darle el significado que sienta...


Como tu y yo se lo hemos dado...


Tu y yo ... en el otoño de nuestras vidas.


Con los hijos crecidos y aprendiendo de nuevo a vivir.


Aprendiendo de nuevo a sentir... con los ojos cerrados.













jueves, 24 de diciembre de 2009

Hoy como ayer... como mañana... como antes.



No hago recuento de las cosas que me pasaron en el año, nunca lo hago.  Y sin embargo, particularmente este año ha sido de sucesos muy importantes en mi vida, que me marcarán para lo que me resta.
Los recuerdos que me lastimaban los he dejado atrás, ya no lastiman... ya no duelen más.
Me siento tan liviana que siento que algo me falta. Traía mucho peso en mi costal, tanto que mi espalda estaba ya cansada y en cualquier momento caería sin poder levantarme más.
Estoy aprendiendo a ver a los ojos a los que quiero, a sentirme sin culpas, a entender que todo lo malo que pasó, no fué por mi causa... yo no lo provoqué.
Ahora lo entiendo.

He hablado con uno de mis hermanos gemelos, al que desde hace 26 años no veo. Me he sentido reconfortada al volver a escuchar su voz, una voz cansada que ya no reconocí.
Me ha hablado de sus hijos, de su familia, de su salud muy deteriorada. Otra vez el fantasma de la muerte joven se aparece para recordarme que esta cerca... me asusta.

Platiqué con el mucho tiempo. Hoy de nuevo lo internan para hacerle unos estudios del corazón. Corazón cansado de tanto amar.
Me despedí de él y le aseguré que después de tanto tiempo voy a estar al pendiente de su salud. Si estoy en la computadora la mayor parte del día, que por lo menos sirva para estar al tanto de los hermanos que están lejos.
Así lo haré.

Hoy es navidad.
Mi espiritú grinch ha aparecido. Decidí no pasar la noche con mi familia... con mis hermanos.
Hoy por lo menos quiero empezar no siendo hipócrita y hacer lo que me nace. Ahora no me nace estar con mi familia. No tengo rencores... solo no estar.
Hoy decido lo que siento que es mejor para mi y Barry y mis hijos me han apoyado.

Este día  para muchos importante, para mi será uno más. Estaré con la familia de Barry y cenaré tranquila. Abrazaré a mi familia... a la verdadera. Le daré un abrazo muy fuerte a Barry que es el pilar más fuerte en mi vida. Besaré a Muny por ser mi hijo. Agradeceré a Kiku ser mi hija y ser la base más fuerte de mi vida.
No me gusta la navidad, pero la disfrutaré.

Ayer disfrutaba estas fechas con mis padres, con mis hermanos. Romper las piñatas era la parte más divertida de la última posada.

Mañana recordaré todo lo que hice, lo que disfruté y lo que no.

Hoy también pasará.

Hoy quisiera que por fin Santa Claus se decidiera a traer la muñeca que camina agarrada de mi manecita. Un sueño que no he podido apartar al pasar los años.
Hoy aunque suene materialista... quiero una muñeca que camine de mi mano. Aunque eso no signifique la navidad, para mi lo es. Un sueño de niña que aún no se cumple.
Quiero despertar con la muñeca debajo de mi árbol de navidad.
Mis sueños se van cumpliendo de a poco... se están acabando.

Aún sigo siendo niña,,, una niña que se resiste a crecer a pesar de los años.
Hoy quiero elegir ser niña y ser feliz.






miércoles, 23 de diciembre de 2009

Solo porque si...

Época de melancolía...


















Época de recuerdos...

















Época de solo ser... sin dobleces...










Esta es para ti Poeta.




Época de recordar lo que fuí... lo que soy... lo que seré...













Solo para saber que aún sigo aquí...
Que estoy viva...








martes, 22 de diciembre de 2009

Entre borregos y chivas.




Esta época navideña me trae muchos gratos recuerdos. El aroma de la leña ardiendo. El ponche de frutas que aunque no me guste, me hace recordar la casa de mis padres. Los tamales, romeritos, bacalao, piñatas de estrellas que se rompían con la alegría de todos.
Las espanta-suegras, velas para posadas, los peregrinos... todo me recuerda a una época muy feliz.

Pero también me recuerda la época en que Muny salió en su primera pastorela. no tenía un papel importante, pero para toda madre, el hecho de que su hijo participe en la pastorela escolar, es motivo más que de felicidad.

Fué borreguito.

Le pusimos una chamarra de su hermana, que parecía lana de borrego, una gorrita igual que tenía orejitas, le pintamos su naricita y sus cachetes de rojo, unos bigotitos y listo!, teníamos un borrego.

Cuando salió, con sus manitas y sus rodillas en el suelo, caminando en cuatro patitas, y balando, ya no pudimos esperar a que la ternura nos invadiera.

Beeee... beeee... beeee..., decía y con su miradita nos buscaba para que viéramos lo bien que hacía su papel.

Claro que aplaudimos y mucho.

Poco tiempo después, al ir al catecismo ( las cosas que uno les impone a los hijos), él cantaba una cancíón que le enseñó el padre Sergio que después nos enteramos que no andaba en buenos pasos y que andaba en problemas con algunos niños a los cuales les exigía algunos favores.

A Muny, le enseñaron esta canción:

¨Sal de ahí, chivita chivita,
sal de ahí de ese lugar,
sal de ahí, chivita chivita,
sal de ahí de ese lugar¨.

No recuerdo que más decía, pero la gracia con que la cantaba, nos hacía volcarnos de la risa. Siempre ha sido alto y a veces a las piernas le costaba trabajo hacer que lo obedecieran, así que el estar bailando, lo hacía un espectáculo sublime.

Al ir creciendo, su espiritú de lucha, lo llevó a querer ser futbolista de profesión, cosa que no pudo ser, porque el solo hecho de entrar a la Universidad del Fútbol en Pachuca, nos hubiera dejado en la ruina, y aunque nunca lo asimiló de bien a bien, tuvo que resignarse.

Pero no dejó de lado nunca el fútbol y decidió ser chiva de corazón. Y aunque ya lo era de mucho antes, su corazón es rojiblanco sin duda.

Es chiva a muerte, herencia de su padre. Un chiva de cepa pura.




Ahora, este niño... este muchacho, nos está dando la mejor lección de vida. A nosotros y a mucha gente que lo rodea, al hacer las cosas como se hacen... como le enseñaron en su familia... al hacerlas bien.

El sábado después de la fiesta de cumpleaños, se paró enmedio del salón y pidió atención a todos los presentes.
Llamó a Nueris y se puso frente a ella. Empezó a relatar su vida, desde el momento en que conoció a su novia, hasta ahorita.
Ella estaba nerviosa y solo sonreía un poco.

Todos se quedaron muy callados oyendo lo que mi hijo decía. Empezó a sonar ¨Entre pairos y derivas¨de Fernando Delgadillo que fué la melodía con la que se conocieron.
De pronto, puso su rodilla en el piso y sacó una cajita, y le pidió a Nueris casarse con él. Las mujeres empezaron a llorar y los hombres aplaudían y le gritaban porras a mi hijo.
Ella solo acertó a estirar su manecita y Muny le colocó el anillo de compromiso. La euforia fué tal que Barry estaba llorando junto con Kiku y yo me cubría la boca con la mano, aguantando un grito de alegría.

Se abrazaron, se besaron, y se volvieron a besar con el estallido de la concurrencia. Los abrazos de familiares y amigos no se hicieron esperar y las lágrimas de las tías eran imparables.
Le dijeron del valor que había tenido de hablar frente a todos y del valor que necesitó para dejar fluir las lágrimas sin pena alguna. Eso para muchos hombres de mi familia y de la de Barry, está vedado.

Yo solo sonreía orgullosa de tener un hijo así.

El sábado, de cumpleaños Muny me regaló un teclado, pero él es el que lo ha estado usando, tanto, que ya se aprendió la marcha nupcial.

Lo hemos perdido...

Solo se oye la marcha nupcial desde que llega y empieza a tocar, hasta que se va a dormir y lo último que toca es la marcha nupcial.

Ese niño ha crecido y mucho... ese borreguito... esa chiva... ese hombre...


Mi hijo es un triunfador y yo... soy su madre orgullosa.







(También estoy orgullosa y mucho de ti Kiku celosa).







domingo, 20 de diciembre de 2009

La fiesta friki de la reina Hongo.




El día esperado por fin llegó.
El cumpleaños de la reina tanto anunciado, estaba ya en marcha.

Compras, comidas, compras, cenas, más compras, más comidas. Todo apuntaba para que el banquete real fuera el más esperado del año.

En el previo a dicha fiesta. la princesa Kiku decidió que los regalos que tenían para la reina los recibiera en su recámara real y no en el guateque, así que puso en funcionamiento la cámara, junto al rey Barry, al príncipe Muny y las mascotas para entregarle los obsequios.

El príncipe Muny puso un disco de Topo Gigio, que se llama ¨Mamita linda¨ que siempre le canta en su cumpleaños o en el día de las madres.
Todo muy propio y tomando en serio su papel, empezó a cantar.
¨Si me preguntan quién me dió la vida,
Si me preguntan quien me quiere más,
Si me preguntan quien es la más hermosa,
esa, esa es mi mamá¨

Era tan tierno verlo, tan grande y tan serio cantando una canción de niño para su madre. un hombre con alma de niño. Así es Muny.

El príncipe seguía cantando mientras el rey Barry quería contener las lágrimas que empezaban a salir sin control de sus ojitos que se están aconstumbrando a llorar.

La pincesa Kiku mientras tanto seguía filmando y la reina, sentadita en su trono como tal, veía a uno y  a otro con una sonrisa nerviosa.

El príncipe terminó de cantar y le entregó una gran caja a la reina que impávida no lograba acertar que hacer.
Abrió la caja con ayuda de los hombres de la casa y sacó un enorme teclado, que el príncipe le había prometido, después de enterarse que la reina de niña, siempre quiso aprender a tocar el piano. Por fin, gracias  a su hijo podía aprender a tocar lo que siempre quiso.
Un abrazo muy fuerte y un beso en la mejilla rasposa del príncipe dieron fin al acto de su aparición.

En seguida, la princesa Kiku se acercó a la reina y de una bolsa sacó un gran libro gordo y se lo entregó a su madre.
La sorpresa de la reina fue mayúscula y solo atinó a llevarse la mano a la boca.
Empezó a hojearlo y de pronto pensó que se desmayaría porque vió un nombre ALMA ROSA, entonces los nombres se fueron sucediendo uno tras otro: IvaniUS, Xhabyra, Zully, Mantovanni, Casacelis, Potter, MauVenom, Jolie, Víctor Victoria, Pashmina, elbibis, Crónicas, Araña patona, Lumpenpo, NTQVCAXYZ, Rodrigo Torrubia, Araceli Bowser y P´Pito, todos le escribieron junto con Kiku un prólogo para su libro, el libro de la reina, el libro de la MaLquEridA.
El libro que en forma de posts, ha venido escribiendo a la largo de este año.

Palabras sacadas del más tierno lugar del corazón de cada uno de los amigos que escribieron y que en el realzan lo que la MaLquEridA ha significado en su vida blogger. Lo que la reina siempre pide... unos minutos de pensamiento dedicados a ella... a la MaLquEridA.
Xhabyra en su estilo único hizo un dibujo para la reina, en la que él un poco ¨happy¨ le cantaba las  mañanitas a la reina que se encontraba en el balcón real y detrás de ella , asomándose muy enojado el rey Barry, genial el dibujo, que en otro momento postearé.

Pero eso no era todo.

El libro es tan gordo que hubo que partirlo en dos, así que en lugar de uno fueron dos los libros.

¨Quiero que veas la última hoja mamá¨, le dijo Kiku  a la reina y entonces la reina tuvo que detenerse de la pared, porque pensó que se iba a desmayar, al final, en la última hoja, ahí estaba... la foto de Enrique Bunbury y su autógrafo, era más de lo que podía pedir y todo eso se lo había dado Kiku, la niña de sus ojos.

Al rey Barry le compraron un micrófono para que así pudiera cantar las canciones que tanto le gustan a él y  a la reina y así ya no tenía que agarrar el desodorante para cantar.
Al final de la velada el rey le cantó ¨Esta vida loca¨ de Francisco Céspedes, que es la que le está llegando a la reina en este momento de su vida, porque aunque muchos no lo crean, la reina tiene un corazón romántico muy escondido debajo de su coraza de mujer fuerte.

En la noche, se reunieron los familiares del rey y algunos casi ninguno de la reina ( como siempre) y le ofrecieron una fiesta que en mucho tiempo recordarán. Todo amenizado por la música favorita de la reina que estaba por demás feliz de sentirse querida por tanta gente.

Los tequilas se sucedieron uno tras otro y aunque la reina no toma, le está agarrando el gusto a los tequilitas.
Al segundo ya estaba un poco mareada pero no pierde el estilo, así hasta llegar a cinco tequilas ingeridos en forma sucesiva a instancias de las cuñadas que les gusta verla feliz y deshinibida.

Pronto la reina empezó a exigir un café para sentirse mejor y bajar los efectos del alcohol, y aunque en los bares lo que menos hay es café, la reina solo tuvo que mover un dedo para que el anfitrión del bar le consiguiera uno de quien sabe donde y la reina pudiera recobrar la compostura, que de cierto nunca perdió del todo.

Así hasta las 4 de la mañana, en que se llegó el tiempo de despedirse y de irse a la cama, que había llegado el final de la fiesta tanto anunciada.
La reina y toda su familia están muy felices y eso se les nota, aunque a veces la reina se ponga un poco friki, porque las cosas no salen como ella quiere.

Genio y figura...






sábado, 19 de diciembre de 2009

Pa´ darle al corazón un poco de sentimiento...


 
Fue a conciencia pura,
que perdí tu amor,
nada más que por salvarte
hoy me odias y yo feliz.
 
Me arrincono pa´ llorarte
el recuerdo que tendrás de mi,
será horroroso,
me verás siempre golpeándote
como un malvao,
y si supieras bien que generoso
fue que pagase así
tu buen amor.

Sol de mi vida,
fuí un fracasao
y en mi caída
busqué de echarte a un lao.
 
Por que te quise tanto,
tanto que en mi rodar,
sol de mi vida
fuí un fracasao
y en mi caída, busqué de echarte a un lao.
Por que te quise tanto
tanto que en mi rodar
para salvarte
solo supe hacerme odiar.
y hoy después de un año atrás,
te vi pasar
me mordí pa´ no llamarte,
ibas linda como un sol
 
Si se paraban pa´ mirarte 
y yo no sé si el que te tiene así
se lo merece...
 
Solo sé que la miseria cruel que te ofrecí,
me justifica el verte hecha una reina
pues vivirás mejor
lejos de mi...
 
Sol de mi vida...
Fuí un fracasao
y en mi caída
busqué de echarte a un lao
por que te quise tanto que en mi rogar
para salvarte
solo supe hacerme odiar.
 
Enrique Bunbury. 
Solo pa´ darme valor en esta noche de vida incierta y de felicidad abrumadora.
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 


viernes, 18 de diciembre de 2009

Pescando trozos de felicidad.



No sé en que momento salí con mi red de infortunios, a cazar almas perdidas como yo. Almas solitarias en su mundo. Almas solitarias que están acompañadas pero que a veces les pesa tanta soledad que buscan a otras almas igual de solitarias que yo.

¨Soledades compartidas¨ según digo.

Habrá otras que no son solitarias, pero que buscan una respuesta a preguntas difíciles o tan fáciles que la tienen al lado y sin embargo salen a buscarla a un desierto de incógnitas.

Mi alma es solitaria a pesar de estar rodeada de gente que me quiere. Es solo que a veces es otra clase de compañía la que necesito.

Me eché a la mar con solo una pequeña red y un anzuelo.
Me eché a la mar con  un bote lleno de palabras viejas y huecas, pero que sirvieron para atraer a decenas de pececillos que se acercaron a mi balsa para comer un poco de lo que una reina atolondrada tiene que darles cada día.

Y les gustó.

Son 134 los que he contado. Muchos se han quedado a la deriva. Otros tantos siguen al lado mío. Los menos  me han abandonado. Muchos no están con los demás pero vienen sin tener que dejar huella o rastro de su paso.
Vienen en silencio.

Mi mar está lleno de palabras. Palabras que voy formando como grandes rompecabezas, que armo en mi mente y que van saliendo sin siquiera pensar un poco. Las palabras son como migas de pan que doy de comer a los pececillos. Ellos las aceptan gustosos, aunque hay veces en que las vomitan... les hacen daño.
Otras veces, comen y comen y comen y piden más, pero el alimento a veces es exiguo, no alcanza para tantos.

He visto pasar por mi mar, piratas valientes, mujeres indomables, adolescentes audaces, jóvenes que se quieren comer el hoy, sin importar el mañana.
He visto pasar barquitos que andan a la deriva, sin saber que hacer ó que rumbo tomar. He visto pasar por mi mar, profesores llenos de sabiduría que de tanto saber, ya no saben.
He visto en mi mar mujeres muriendo de amor. He visto valientes... he visto cobardes.
He visto tanto y sin embargo mis ojos no se cansan de mirar y de aprender. Dicen los pecesillos que mis palabras... que mis letras les han ayudado a seguir. Al menos ha servido de algo el estar aporreando al teclado en las mañanas.

He tirado mi anzuelo para atraer peces grandes... sabios... pero no han caído. Seguiré tratando, una reina no se vence tan fácil. Mi vida es de retos. Habrá que enfrentarlos y vencer que para eso fuí hecha.

He tenido el cielo para mi solita hoy, a las cinco de al mañana, en la quietud matutina, lo he tenido para mi solita y lo he disfrutado.
He disfrutado el frío que me caló hasta los huesos, queriendo llegar a mi corazón. No lo ha hecho.
He caminado solitaria por una calle llena de miedos y sin embargo he llegado airosa a mi casa... a mi castillo, nada me ha pasado.
No tengo miedo... ahora ya no tengo miedo.
No tengo miedo a los dragones.
No tengo miedo a los fantasmas de mi habitación.
No tengo miedo a los fantasmas de antaño.
No tengo miedo a la muerte.
Ahora... ya no tengo miedo.


He vuelto a nacer, pero sin miedos ya, que me ataban a la orilla de mi mar.
He visto a las estrellas... tres. Me han sonreído y me han guiñado el ojo. Una me ha dicho que este día nunca lo olvidaré y así lo creo.

¡¡¡Esto es la vida!!!.

He abierto los ojos el día de hoy. Los he abierto para empezar el resto de mi vida... lo que sea... lo que falte.
Hoy le doy gracias a Dios, al Dios en que la MaLquEridA no cree, que le haya permitido conocer tanta gente, de lugares tan remotos que nunca imaginó que llegarían tan de lejos ó que las conocería con tan solo darle golpecitos al teclado de la computadora.

Todos caben en mi ¨compu¨.

Guapos, ricos, pobres, insolentes, agresivos, poetas, enamorados, inquietos, mujeriegos, mujeres con temple, aguantadoras... valientes, todos ellos caben en mi ¨compu¨.
Y a todos ellos... a todos ustedes que siempre están... la MaLquEridA les agradece el estar.
Agradece sobre todo a los pilares del castillo... Barry... Kiku... Muny... sus mascotas... les agradece el SER.

Hoy empieza el primer día del resto de mi vida... hoy empiezo de nuevo a vivir.
Más madura, más completa, más libre, más soñadora, más realista pero sobre todo empiezo la vida como nunca pensé hacerlo... siendo más mujer.

Aunque solo yo me entienda.
Después de todo la reina del país de los hongos, aún guarda muchos secretos y no ha nacido aún quien la entienda.
Después de todo la MaLquEridA es tan audaz que ya empieza a explorar otros mundos antes negados para ella.
Después de todo Flor de María ha RENACIDO.
Después de todo... después de tanto... hoy he aprendido que la vida es para VIVIRLA.



GRACIAS INFINITAS A TODOS.







jueves, 17 de diciembre de 2009

Ángel de la Guarda.



Me he despertado de madrugada nuevamente. Y a mi mente ha venido esa oración que aprendí desde niña y que hace mucho tiempo estaba guardada en el baúl de oraciones no rezadas.

¨Ángel de la guarda,
mi dulce compañía,
no me desampares,
de noche ni de día¨.

Dirigí la mirada al buró y ahí está... el Ángel de la guarda. El que cuida mis sueños. El que me despierta con una sonrisa feliz. El que no permite que tenga pesadillas. El que desde hace poco tiempo ha regresado para ya no dejarme. El que me pide que hoy elija ser feliz.

Pero hoy solo quiero que el Ángel de la guarda... mi Ángel de la guarda, al que le pido todas las mañanas que me cuide, hoy solo quiero que no se separe de mi.

Hoy como la pequeña de antes, le pido que me dé la mano y me acompañe.
Hoy solo quiero que me cuide en todo momento.
Hoy solo quiero que me acompañe a todo lugar.
Hoy solo quiero que aleje de mi a ese espectro que me persigue desde hace dos años en la víspera.
Hoy solo quiero que le diga que se vaya, que no quiero que venga por mi.
Hoy solo quiero que si ese fantasma llega, mi ángel me esté acompañando.
Hoy solo quiero que mi Ángel de la guarda me dé un soplo de vida... un poco más.
Hoy solo quiero que el Ángel de la guarda me cobije con sus alas.
Hoy solo quiero... llegar a mañana.
Hoy solo quiero tener al Ángel de la Guarda cerca de mi y que no se vaya más.

Hoy solo quiero...

Hoy solo...

Hoy... solo hoy... para llegar a mañana.

Que ya mañana... será otro día.





miércoles, 16 de diciembre de 2009

la MaLquEridA Flor.




Nací en tierras de milpas y magueyes. Pródigas en maíz y cañas de azúcar que endulzaron mi infancia hecha de papel de china y cordel robado.. Con manos pequeñas que se atrevieron a tocar el cielo.
De rebozos que dormían porvenires inciertos y tapaban sonrisas cómplices.

Tierra de mañanas frías y noches alumbradas por brasas que se extinguían al llanto de un hermano pequeño.
Jugué entre montes y ríos. Entre columpios de cuerda y muñecas de cartón. Entre hermanos y felicidad.

Fuí criada con café de olla, canela, hongos, frijoles y tortillas. Con pan de amor y sopa de sabiduría. Con carne escasa y mimos infinitos, dados en sus sueños por su madre inolvidable.

Fuí criada entre sembradíos inmensos que mis ojos lánguidos no alcanzaban a ver el fin. Fuí criada con la protección del hermano menor que siempre estaba frente de mi como escudo invencible.

Provengo de la tierra pródiga y generosa, de hombres fuertes y mujeres abnegadas. Fuí creada con barro de la mejor calidad, de ese que no se rompe al primer golpe. Fúi moldeada por manos artesanas con el más puro amor.

Me dieron por ojos, dos piedras cafés, sacadas del río de destinos tristes, en una mañana fría donde el viento helado  cortaba cual filoso cuchillo, mis mejillas coloradas por la pena tatuada en mi cara.

Por dientes me pusieron granos de maíz, grandes y blancos, que se dejan ver a la menor provocación sin recato alguno.

Mis oídos fueron hechos con dos hongos ¨orejas¨ que fueron puestos ahí para estar atenta a cada palabra e irla hilvanando para formar sonrisas ó para arruinar sorpresas.

Por olfato me dieron, la nariz del más fino sabueso, para oler el miedo, la angustia, la alegría... el amor.
Mis manos son dos caricias que han arropado a varios niños en sus noches de desconsuelo y que ahora me pagan con mucho amor y un poco de olvido. Manos que ahora sueñan y hacen soñar.

En el vientre me pusieron un nido de aguila, que ha anidado a dos polluelos que empiezan a remontar el vuelo en busca de la tierra prometida.

Por corazón me pusieron una piedra dura como el diamante, para que no se cuarteara ni entrara por ningún resquicio, daño alguno que pusiera en peligro mi existencia sentimental.

¿El amor?... se quedó un rato... se fué dejándome en total desamparo, pensando que la vida había terminado para mi. Pero regresó y aquí sigue... firme... fuerte... al menos hasta hoy... así lo creo.

Fuí dotada de inteligencia que escondo tras una sonrisa ingenua, una perla escondida en su concha.

Me dotaron de una espada de valentía que he tenido que sacar a cada momento en mi largo peregrinar de la vida diaria.

Por pelo me pusieron estambre largo y  negro que se ha ido transformando en hilos plateados, que he teñido con  tintes de falsa juventud, para engañar al tiempo que pasa como flecha sin detenerse siquiera para tomar un respiro.

Mis pies fueron hechos de roble, para aguantar el paso de los años que de pronto se vienen como torrente inesperado sobre mi pequeño cuerpo.

En mi mente pusieron cariños infinitos que permanecen en el tiempo. Pusieron sentimientos de colores sin fin, que se sientan todas las mañanas a esperar ser elegidos para empezar el día.
En la piel me pusieron besos que regalo solo en ocasiones especiales. Besos que doy y que recibo sin misericordia.

 Mi tamaño... mi tamaño no se mide.

¿Mi nombre?...

Me dieron por nombre, un género... Flor.
Me dieron el sentido de pertenencia que le hace falta a la vida...  que sea de María. Así es mi nombre... Flor de María.

Ese nombre me pusieron mis padres. Ellos lo eligieron.
Yo he elegido mi nombre... la MalquEridA.

la MalquEridA Flor, que empieza a vivir la segunda mitad de su intensa vida, cual yegua desbocada, en la que ella es la única que puede detener su loca carrera con la rienda de la experiencia, antes de caer al precipicio del olvido ó elevarse a la gloria del recuerdo.






martes, 15 de diciembre de 2009

Entre dragones y quimeras.







Llevo varios días tratando de dormir. El insomnio hace presa fácilmente de mi cabeza y me mantiene despierta mucho tiempo.
Estoy durmiendo casi tres horas diarias, en el día no puedo dormir y en la noche mis ojos parecen platos de tan abiertos que los tengo.

Leo un poco para poder calmar mi mente y así más fácil llegue el sueño a mis ojitos dormilones, pero ni así.
Trato de pensar en cosas agradables que me ocurrieron en el día, pero de tanto repasarlas, ya se volvieron aburridas.
Busqué otro método para espantar al insomnio.
Anoche puse a vagar mis pensamientos entre castillos, príncipes, dragones y besos.

Veía que un príncipe muy guapo venía hacia mi en su caballo blanco, tenía una armadura que seguramente le habrá costado mucho trabajo mantener reluciente porque brillaba mucho a la luz de la luna.
Su espada desenvainada me avisaba que venía a ayudarme, ya que yo estaba instalada en el grito, porque un dragón enorme quería hacerme picadillo entre sus dientes afilados y su aliento de canal de desagüe.

Desde lo alto del castillo, en el balcón de la recámara real, veía que el príncipe nomás no se apuraba, venía con su calma chicha y yo con la garganta cerrada de tanto gritar, mientras que el dragón se relamía los bigotes... ¿bigotes?... creo que los dragones no tienen bigotes, ¿ó si?... no importa era un sueño.
El dragón me tenía al borde de la locura porque jugaba conmigo al gato y al ratón.

De  pronto ya no ví al príncipe. La escena había cambiado totalmente.

Estaba en mi cama real, y sentí en mi boca los labios suaves y tiernos del príncipe, que después de tardarse tanto en llegar a rescatarme, había llegado ¡por fin! a salvarme del dragón enorme.
Empezó a besarme los párpados cerrados, las mejillas, los labios. Me metió su lengua... ¿lengua?... ¿dije lengua?... aggghh!!!. Abrí tan pronto como pude los ojos y en la penumbra vi que mi chihuahua Babo Alejandro, me lengüeteaba los labios vigorosamente, mientras con su pequeño cuerpo trataba de hacerle hijos a mi pierna.

Tan pronto como reaccioné, lo hice a un lado, mientras que me levantaba rápido para irme a lavar la cara.

Mejor no quiero soñar con príncipes, hoy contaré borregos.







domingo, 13 de diciembre de 2009

Las copas de la reina.




Los festejos en el castillo no han parado, se suceden uno tras otro sin dar tregua a la pobre cabeza de la reina que ya está hasta la madre, digo hasta el tope de tanta celebración.

El viernes la querida reina salió a festejar con su familia ¡por fin! la orden de impresión de la tesis del príncipe Muny, eso quiere decir que la fecha para el exámen de titulación está cerca después de tanto tiempo de espera y también celebrar un anuncio muy importante que dará un giro total a la vida del príncipe.

Fueron a un bar y estuvieron escuchando la música favorita de los reyes y brindaron por las buenas noticias que están llegando como cascada a la vida del príncipe.






Le pidieron a la reina una bebida que nomás ella no recuerda el nombre pero que de inmediato le quitó la pena y empezó a cantar y sentirse alegre.
A la segunda copa ya estaba más que contenta y tarareaba todas la canciones en inglés que cantaba el grupo.
Pero algo raro sentía porque los movimientos se fueron haciendo lentos y las palabras se le fueron atorando en la lengua sin querer salir.
Solo veía que su familia se le quedaba viendo y le hacían preguntas para saber si estaba bien. Supongo que era un espectáculo muy cómico porque se reían mucho con las respuestas de la reina aunque nunca perdió el estilo. La reina se sabe comportar como reina en cualquier ocasión, que caray!

El aire que se metía por la puerta sin que la hostess lo detuviera, ni le pidiera identificación, le estaba calando hasta los huesos.
Aún así las bebidas que pedían para ella las quería con mucho hielo.
Salieron después de las tres de la mañana del bar y se fueron a rematar con unos burritos que les supieron a gloria. Ahora paga las consecuencias, con un resfriado marca diablo que le ha hecho tener un color blanco-muerte que asusta a su familia. Le tienen que apretar las mejillas para que agarre un poco de color.

Llegaron a las cuatro de la mañana, después de miles de brindis y choques de copas, había que levantarse al otro día a las 7 de la mañana, así que solo dormirían 3 horas, y habría que aprovechar el tiempo.
La reina despertó con un dolor de cabeza que le dolió hasta mañana.

Ayer otra vez el príncipe salió de fiesta y la reina no durmió. El dolor de cabeza persiste y además con la gripe que se le ha constipado y no la deja respirar no puede más.
Ayyyy!!! ¿quién podrá salvar a la reina?.

Lo peor de todo es que el rey la ha tenido casi que arrastrar a comprar el desayuno dominguero para que el príncipe y contlapache pudieran desayunar y se les baje la borrachera y así aprovechar a que le dé un poco de sol y le quite ese color muerto que se carga la bendita reina.

Y eso que estamos apenas a mitad de diciembre y las fiestas aún no empiezan.
Viene el cumpleaños de la Excelentísima reina que promete ser una fiesta que no se olvide en mucho tiempo, según la princesa Kiku que es quien está organizando.
La reina tiene pensado para ese día tomarse unos cuantos tequilitas que es la bebida a la cual le está tomando el gusto ( una bebida bronca según ella), y además estará muy contenta porque después de mucho tiempo verá a sus hermanos.
Vendrá uno de sus hermanos que vive en el norte del país y al cual no ve desde hace dos años, eso bien merece la pena celebrar.
Pasará la navidad con todos ellos y habrá tiempo para poder platicar, ya que son pocas las oportunidades que tienen de verse.

Volverán a brindar, no importa que se le suban las copas a la reina... mientras no sean las el brassiere.






sábado, 12 de diciembre de 2009

Solo para soñar.




Porque no importan los años que se tengan,
porque no importa la vida que se haya llevado,
porque no importan los golpes que la vida nos da,
porque no importan las veces que uno se caiga,
porque no importan las veces que uno se tenga que levantar,
porque no importa que el cielo esté tan lejos,
porque no importa que el infierno esté tan cerca,
porque de felicidad también se llora,
porque de dolor también se ríe,
porque lo único que importa ahora es soñar...




Cuando una mañana me haya ido,
no tendrás mío ni un recuerdo,
sólo un hueco en la almohada,
donde meter tu olvido.

Nadarás en nombres,
y pasarán sobre el mío,
como quién anda un camino tantas veces
recorrido.

Sueña lejos de la tristeza.
sueña lejos del dolor.
como si no hubiera ocurrido,
y aún tuvieras intacto tu corazón.

Cuando una mañana me haya ido,
ni siquiera pronuncies mi nombre,
porque yo nunca estuve aquí,
y tu jamás me conociste.

Nadie que amaste te causó dolor,
y ningún hombre te amó demasiado.
Nadie te alejó del mundo,
Para tenerte a su lado.

Sueña lejos de la tristeza.
sueña lejos del dolor.
como si no hubiera ocurrido,
y aún tuvieras intacto tu corazón.

Sueña lejos de la tristeza.
sueña lejos del dolor.
como si no hubiera ocurrido,
y aún tuvieras intacto tu corazón.

Cuando una mañana me haya ido,
no me digas adiós.


Enrique Bunbury.






viernes, 11 de diciembre de 2009

De la mano con el enemigo.




Es más que mi amigo aunque algunas veces sentí que dormía con un enemigo.
Conozco cada uno de sus gestos. Cada palabra. Cada entonación dada a su voz. Cada mirada.
Conozco muy bien su sonrisa, su enojo, su picardía.
Conozco muy bien cada movimiento suyo. Sé cuando me toma de la mano, cuanto me quiere.
Conozco todo de él... o al menos es lo que pensaba, creía conocer todo de Barry, pero estaba equivocada.
He tenido una larga plática con él y me ha dejado sorprendida con cada respuesta dada a cada pregunta que le hacía.
¿En qué momento cambiaste Barry que no me dí cuenta?.
Es tan difícil creer lo que pasó que aún me pellizco para poder entender cada palabra dicha por él.

Por el carácter que tenía antes, pensaba que él iba a explotar con lo que le preguntara y no puedo creer que solo no explotó si no que hasta me dió consejos. Me sentí como adolescente pidiendo permiso a su padre para poder tener amigos.

Venía arrastrando el problema sobre el tiempo que paso en la computadora y he querido preguntarle algunas cosas.
 
He hablado con varios amigos y me dicen que mi problema, es el miedo que no puedo dejar a un lado y es verdad.
Y pensaba que ese gran miedo que atenazaba mi vida era Barry... hasta ayer.

Sin que se lo esperara tomé suficiente aire y le solté la primera pregunta.

¿Puedo  darle el número de mi celular a algunos amigos?, y no es que le pida permiso, solo que a mi nunca nadie me llama, entonces les parecería extraño que de buenas a primeras sonara mi teléfono. Me ha contestado que es mi celular y puedo hacer lo que quiera con él, no tengo que pedir permiso.

Me dejó sorprendida, pensé que me diría que no. De todos modos yo tengo que tomar mis precauciones.

Después le pregunté que si se diera el caso podría conocer a algunos amigos del blog y de nuevo me ha dicho que si, que es mi responsabilidad y que soy lo suficientemente mayor para saber que hacer.

Eso lo sé. Solo que no quiero hacer cosas buenas que parezcan malas.

Sería un cambio de conducta muy notoria, porque no salgo y si voy a conocer a alguien tengo que salir y es entonces que mi familia se preguntará a dónde y con quien si no tengo amigos ni nada por el estilo.
Otra respuesta sorprendente.

Me ha dicho también, que magnifico mucho la enfermedad, que puedo hacer muchas cosas con ella porque no estoy discapacitada, que mi mente es muy poderosa y que sabe que puedo hacer que la enfermedad avance pero al paso que yo le marque.
Que soy muy inteligente y que no podrá creer que una enfermedad como esa me venza. Él si que me conoce muy bien, porque la realidad es que a mi aún no hay nada que me haya tirado realmente y que me haya dejado en el piso sin poder hacer nada por mi.

Me ha dado la suficiente confianza, porque sabe que actitud debo tomar respecto a lo que se me vaya presentando, aunque me pone en alerta.

He hablado también con mis hijos y de verdad que era más el miedo que tenía de plantearles mis inquietudes que ahora nada más de ver el error en el que estaba, me avergüenza haber sido tan tonta y cerrada.

He desaprovechado muchos momentos por estar tejiendo telarañas en mi cabeza y hasta he sentido que no me quieren por esas mismas telarañas... he sido muy estúpida.

Pero ahora, me siento muy FELIZ y sé que esa felicidad se la transmito a mi familia porque he estado muy graciosita últimamente, juego mucho con Barry y a mis hijos les hago bromas pesadas pero que aguantan muy bien.

Mi familia ha respondido como lo que es ... UNA GRAN FAMILIA REAL y yo... yo estoy a sus pies... bueno no... soy REINA... bueno si, pero solo hoy.










jueves, 10 de diciembre de 2009

Cachito de felicidad ( no, ese cachito no).





No sé como empezar... emm...
Poeta de ilusiones... no... está muy choteado...
emm... anzuelo para damas enamoradas... no, demasiado cursi...
escucha de reinas atolondradas... no... sabrán que me refiero a mi...
un barquito de cáscara de nuez... no, esa es una canción de cri-cri... mmm...
Poeta de mi corazón... no, esa es la frase de una reina del blog... ay, ¿cómo empiezo por dios?...
Ya sé!!!...
no... no sé.

En lo que encuentro como empezar a escribir un post sobre un poeta que se ha aparecido en el diario palpitar de una reina quiero decirles que mi querido amigo Lumpenpo, me ha regalado un trocito de alegría, ( ya les dije que ese no,  otro). Es un cachito de un número de lotería que ha querido compartir conmigo y con otros buenos amigos.
Debo hacer lo mismo, después de todo se aproxima la navidad, que es la época en donde muchas veces nos encontramos a nosotros mismos y sale lo mejor que traemos dentro, (que conste, a veces).

Así que compartiré el premio con cinco grandes personas que están cotidianamente en mi vida bloggera:
P´Pito,
Alma Rosa,
Maestro Karnicero,
Pashmina,
Cállate Tú,
Xhabyra,
Crónicas Urbanas.
Duna.
Bueno son más, pero no importa.

También pueden tomarlo quienes deseén, después de todo hay que compartir y mientras sean más, la felicidad de ganar será muy grande y será disfrutada por más amigos, así que ADELANTE!!!.
Aquí   les dicen que deben hacer, ¿si quieren?...

¡¡¡Vientos, chóquenlas!!!


Ahora debo seguir pensando sobre el post del poeta, disculpen...
emm...
er...
Poeta de versos eróticos que hacen sonrojar a la MaLquEridA... mmm... no suena mal...

Lumpenpoeta... no, así firma él... ay, pero que retedifícil es escribir de un poeta...





miércoles, 9 de diciembre de 2009

Limpieza general.





Son las seis de la mañana, todos han salido muy temprano y me he quedado sola por un rato. Barry pronto regresa.
He decidido hacer limpieza general... a fondo.
Me he puesto unos guantes de látex  y he buscado un trapo de algodón para limpiar bien. La limpieza es profunda.
Empiezo por sacudir las malas ideas que rondaron ayer por mi cabeza, las he sacado todas. Limpio bien mi mente, le tallo las manchitas que cuesta trabajo quitar, pero al fin lo logro.
Recorro con el trapo, el cerebro que está un poco viejo, pero estoy segura que con un poco de cera para cerebros,  queda como nuevo.
Paso con la aspiradora las heridas nuevas y viejas. Las aspiro bien para que se lleven todo el polvo de dolor que tienen y nunca más causen daño.
Tomo una bolsa negra para basura y ahí voy echando las amarguras, frustraciones, rencores que me duelen, la he llenado. Nunca pensé que tuviera tanto que tirar.
Barro todas las malas palabras dichas y va saliendo debajo del corazón una alegría que hace mucho andaba buscando.
He encontrado un perdón de Kiku debajo de una hoja llena de besos. Lo guardo en el corazón. También encontré un abrazo dado a su madre el sábado. Hallé un secreto muy bien guardado entre las dos.
Encontré un muñeco de Muny, tiene manchas de chocolate robado de la alacena. Una tarjeta hecha de sueños a una novia furtiva y un corazón moldeado con letras de oro de Nueris.
El disco de José José, favorito de Barry, ha salido de una caja de sueños olvidados. He encontrado un beso en un disco de tristeza. He encontrado una caricia robada.

¿Dónde cabe tanto olvido?...

Froto muy bien con un trapo con cloro el corazón para que quede muy limpio de egoísmos. Tallo muy bien los bordes, los rincones, el centro, las venas  donde se escondía la grasa de odio, lo he sacado todo, jamás permitiré que se vuelva a ensuciar.

Cuantas cosas que no recordaba ya.

Cierro la bolsa que está hasta el tope, la amarro muy bien para que no se escape nada y la saco a que el camión recolector de palabras hirientes y heridas viejas pase hoy por ella.
La llevará a depositar al Basurero de causas perdidas, en donde miles de ánimas en pena, andan en busca de pensamientos buenos, tal vez entre tanta podredumbre, encuentren algo.
Tal vez encuentren en la bolsa, un trocito de esperanza que he dejado ahí para que a alguien le sirva.
Yo tengo mucha ahora.
Por último paso el trapo con limpiador para dejar el interior de la cabeza reluciente y lo logro.






Estoy cansada, debo dormir.
Para ti Kiku.





martes, 8 de diciembre de 2009

Dedos callados.



La tormenta que se venía anunciando desde unas semanas atrás, ha dejado caer toda su furia sobre el castillo.
Las nubes negras con todo su torrente de lágrimas están cayendo sobre la cabeza de la reina.
Y ha sido una persona de fuera la que ha venido a provocar todo este caos de emociones.
El rey ha dejado sentir todo su poder sobre la reina. Ha movido sus piezas de manera estratégica y por fin después de tanto tiempo han surtido efecto.
La reina se ha quedado callada para beneplácito de muchos, entre ellos su familia.
Ya no se escuchará el golpetear del teclado, el tamborileo de sus dedos esperando pronta respuesta a sus preguntas ansiosas. Todo está en silencio.
Sus dedos han guardado silencio.

Ya no se le verá tapándose la boca para no estallar en carcajadas cuando alguien le cuente un chiste. Ya no se sorprenderá de lo que le digan sus jóvenes amigos. Ya no esperará un correo que nunca llegó. Ya no cerrará ventanas para que no vean de que habla. Ya no mandará besos y abrazos y saludos mil.
Ya no se le verá temprano escribir sus emociones y destinos.
Ya no se le verá...

Volverá a ser un fantasma. Uno más de entre todos los que deambulan por el castillo.
Volverá a ser una mujer sumida en sus pensamientos. Sin la risa pronta y sus travesuras de niña consentida.
Se rebeló a ser una más del montón. Nadie lo vió así.
Nunca perdió a su familia, ellos siempre estuvieron ahí.
Al fin había encontrado algo en lo que se sentía realizada... pero la volvieron a parar en seco... como siempre que algo le gusta.
Ni universidad, ni natación, ni clases... nada, ¨tienes que estar en casa, para atender a los clientes¨, le decía constantemente Barry.
Habrá que esperar sentada a mirar pasar el tiempo gris de su edad adulta.
Se niega a ser una señora tradicional que hace la comida muy mona, lava, plancha, y espera abnegadamente a que llegue su familia para darles de comer  y ver juntos la televisión. Eso no es para ella.

Esta vez se ha detenido para tomar aire y recobrar fuerzas.
Nunca ha perdido una batalla y esta no será la excepción. Costará trabajo y tiempo, pero sabe que la ganará.
Ella no nació para perder.








lunes, 7 de diciembre de 2009

Sal en tus ojos.




Tal vez lo que nos decían nuestros padres era tan cierto, que nunca cuestionábamos el porqué de algunas frases dichas por ellos.
Lo dábamos por verdadero, por el solo hecho de que ellos lo dijeran. Habían aprendido a decir las frases por inercia y tampoco se preguntaron el porqué.
Aprendían reglas como se aprende a caminar, y esas mismas reglas se las enseñaban a sus hijos... a nosotros.

Una de esas reglas que más recuerdo es la de: ¨Los hombres no lloran¨.
Cuando alguno de mis hermanos lloraba porque algo le pasaba, de inmediato mi madre o mi padre le decían: ¨pareces niña¨, ¨no llores, aguántate como los  hombres¨, y fué cuando mis hermanos aprendieron a reprimir sus sentimientos.
Casi nunca los he visto llorar, ni siquiera recuerdo que lo hayan hecho en los momentos duros que ha pasado la familia, son como piedra dura. Tal vez cuando estén solos lo hagan... nunca cuando los vemos.

Aprendí al igual que mis hermanos a no llorar, aunque a mi me estuviera permitido hacerlo por el hecho de ser mujer, tal vez sea eso lo que me faltó para no ser de corazón duro como lo soy ahora... llorar.
Lloré mucho en mi infancia, en mi adolescencia, tanto que pensé que así se vivía, que nadie podría estar todo el tiempo sin llorar, pero estaba equivocada y aunque algunas veces hace bien, no debo estar instalada en el llanto.

Las frases a mi me marcan mucho. Una de ellas dicha por mi cuñada, aún me deja secuelas. ¨De todo lloras¨, suficiente.
Jamás en la vida he vuelto a llorar frente a ella. Me dolió.

He visto como Barry siendo un hombre duro cuando se requiere, le han brotado de sus ojos, pequeñas lágrimas que se niegan a salir para no evidenciar un estado débil  (según yo).

¨Los hombres deben de ser fuertes, las mujeres débiles¨. Otra frase más.

Él siempre ha sido el fuerte de la familia.
Tan fuerte que nos ha salvado la vida a varias personas, entre ellas a Muny y a mi, porque ha sabido reaccionar ante las batallas que se nos han presentado y nunca se ha doblado.
Aunque después me diga con el rostro bañado en lágrimas: ¨tengo que ser fuerte para que ustedes no se caigan¨, ¨yo debo detenerlos, pero yo también necesito que alguien me sostenga¨.

Lo he abrazado y he sentido su desamparo. He visto como el hombre fuerte que tenemos por guía en esta familia tiene muchos sentimientos guardados y que por el hecho de ser hombre, no los externa.

Le he dicho que no debe llorar cuando mi hijo se case y sé como siempre que no me hará caso, después de todo el puede llorar cuanto quiera que para eso es HOMBRE, porque con él he aprendido que los hombres tienen sentimientos y que el hecho de llorar no les quita nada de valor ante los ojos de nadie..

Quisiera tener un poco del valor que Barry tiene para llorar sin que eso le cause mayor problema.
Se ríen de mi porque no hay cosa que me haga llorar, ni siquiera cuando murió mi madre pude llorar tanto. Pero no saben que todas esas lágrimas las he guardado en el fondo del corazón, por eso mi amargura. Tantas lágrimas contenidas, hacen que un corazón bueno pueda volverse seco, sin sentimientos.

He vivido momentos terribles con Barry y no ha dejado que sus lágrimas salgan para no asustarnos más. Verlo a él llorando nos haría sentirnos desprotegidos, al menos a mi. Ni siquiera sabría como darle consuelo, si él es el que siempre me está apoyando en todo.

Pero, he aprendido que cuando Barry llora es porque es más fuerte que yo, y que el hecho de que sus lágrimas se asomen no quiere decir que deje de ser hombre.

Por eso y por muchas cosas más... Barry, eres mi héroe.














.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Sueños medicados.




Estoy semi-inconsciente, apenas siento a Kiku que me toca la carita para ver si aún tengo fiebre. Abro como puedo los ojos y le digo que me duele mucho la cabeza. Me lleva dos aspirinas y me dice que es mejor que me baje a la sala para que me dé un poco de aire. Acepto, pero el dolor de los ojos hace que me tarde un poco en incorporarme. Siento que la cabeza me va a estallar en mil pedazos, y los pensamientos se escaparan como pompas de jabón arrastradas por el viento.

Barry pregunta como me siento y el solo ver mi cara le dice que no estoy nada bien. Me toca la frente y la fiebre sigue ahí, agazapada, tomándome entre sus garras y al acecho para no soltarme de ninguna manera.
Mi estómago ha expulsado ya todo alimento, no tolera nada, ni siquiera un poco de agua.

Mi familia decide llevarme de urgencia al médico, no he tomado siquiera las pastillas del parkinson, no tolero nada que pase por mi boca, de inmediato las náuseas se apoderan de mi y la sola idea de que algo caiga a mi estómago, hace que el mareo venga como una oleada de aire viciado.

Los ojos los tengo rojos y cerrarlos me produce un profundo ardor, miles de piquetes hacen que los mantenga abiertos, aunque eso implique que me lloren mucho.

La doctora me ausculta y me dice que tengo gastroenteritis, no sé porqué.
Aunque creo que los tacos que me comí en la calle la semana pasada fueron los causantes de semejante desastre.
Ahora debo sumar ocho pastillas más  a las  seis que ya  tomo. Mi estómago está hecho polvo.
Deberé dormir para poderme recuperar.
No sé si tengo sueño, o es solo que las pastillas me inducen a un sueño profundo.
Solo quiero cerrar los ojos y que las ideas no sigan huyendo, no quiero que el cerebro se quede vacío, eso significaría que habré muerto.

No sé porqué me enfermo tanto. ¿Será acaso que mi mente es tan poderosa y yo misma me causo las enfermedades?.
Y si es tan poderosa, ¿por qué entonces, no me provoco mucha felicidad?... así no preocuparía a nadie.






Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje