sábado, 18 de febrero de 2017

Sine qua non

La otra noche soñé que me disparaban con un arma de fuego. El entorno era de drogas. Un disparo -¡Bang Bang y al hoyo!- debe ser que no morí porque si no ¿Quién chingados está escribiendo?

Esperen, fue un sueño. Lo conté a Laura. En el baúl de mi memoria antigua conservo cacharros viejos. Pensamientos arcaicos merecedores de otra oportunidad. Si lo cuento no sucede. Es mi creencia, se respeta porque es mía y se acabó. Analizando la situación eso no es más que producto de las imagenes grabadas en mi mente durante los días pasados. Un arma en whatsapp -¿Te has preguntado alguna vez quiénes son mis amigos?- las gomitas de mariguana que me chuto los fines de semana -pronto llegarán a su fin- Un anzuelo -pecesita glu glu- lo mordiste facilísimo. Excelente mezcla para elaborar una pesadilla gourmet.
Despierto tocándome el alma -¿No me ves ningún agujero?- tanteo el terreno. La mano tocando la nada. Ninguna soledad es tan añorada cuando no hay nadie que te rasque la espalda. Erase una mujer abrazándose a sí misma.

Borro todas las páginas abiertas en el iPad. La sublime necesidad del cero -Te dejo un abrazo del 1 al 9 o sea sincero. O sea sin-cero. Entiendes ¿No? El barón rampante desapareció en un click -¿En qué página iba?- Npi pero son poquitas hojas, lo lees rápido. Ni tanto, llevo tres semanas y Cosimo -por favor no me leas hoy. nada que se baja del árbol.

La historia de Cronopios y de famas desapareció de otro click. Lecturas pendientes. Lectura punzantes. Lecturas sin comprender -vuelve a empezar-. Julio Cortazar dejará de verme todas las noches con su cara de sabelotodo oficial. ¿Qué hago pa' olvidar que ya no estás? Busco una película aburrida. El Quijote de la Mancha hace su aparición. ¡Puagh! Mi cerebro no tolera cinco minutos de narración. Perdón su ilustrísima seguiré regodeándome en mi ignorancia. Tengo unos ojos cansados de leer.
El Mercader de Venecia -¿Ese es Al Pacino?- ver tanta agua me hace querer ir al baño. ¿Te moriste mamá? ¿No ves que sigo aquí? Sine qua non. ¿Qué quiere decir eso? Sepa la bola pero ¿A poco no suena bonito? Cool -diría Natalia La Bella- Abuela apúrate tengo que enseñarte a correr antes de irme a casa.
¿Sabes que tu ausencia es una forma de violencia?

Escribes muy rápido. Yo qué dile al que mueve mis dedos al dictado de su fiebre hablantina. El tiempo se va en cuestión de ideas. Pareces ametralladora. Avientas ráfagas de letras a lo pendejo. Esa obsesión tuya de escribir sin tino. ¡A callar! Ya se me olvidó el sueño donde me mataban. ¿Entonces te morías? No. ¿Y si ves Los Miserables? Ay no. Buscaré otra manera de ser culta -el que nace pa´maceta no pasa del corredor- con mis desvelos o mejor me quedo así. Piedrita del camino viendo la vida pasar como quien la virgen le habla.

Oye, ¿Qué harías si supieras que hoy es el último día de tu vida? Contaría los minutos muriendo antes de puritita angustia. ¿Llegó el fin? La calaca tilica y flaca alucinará de risa al ver que no llegué a la hora que debía. Cuestión de seguir siendo congruente.

Nos vemos. Ay dios ¿Eso fue un balazo? Shhhhh. ¿Y si nos vamos a vivir a otro país? ¿Y si mejor te duermes y apagas de una vez por todas ese puto iPad? Si, pero ¿Tú crees que fue un balazo? Mejor ni te asomes no vaya a ser el diablo y tu sueño se haga realidad. Ai si no, que tu dios no te oiga todavía tengo muchas cosas qué hacer.



























jueves, 16 de febrero de 2017

Díganme quién fue

Un día cuando le salgan alas a mis pies o se vuelvan más ligeros que el aire me voy a levantar más rápido que un rayo, sin lanzar maldiciones ni implorar la ayuda de los dioses sordos voy a preparar el desayuno a todos como mandan las buenas costumbres. Con buena cara, desayuno nutritivo y calientito como lo hacía cuando mi mundo no se regía por horas enfermas.
Un día los despediré con un beso desde la puerta.
Un día, hoy no.
Hoy no será.
Ya revisé mis pies, no le salieron alas. Tampoco se hicieron ligeros porque tardé mucho en llegar al límite.
Un día será.
Hoy no.
Hoy aplico la frase de una señora de la Asociación de la que soy miembro pero no pertenezco: ¨No soy floja sólo estoy cansada¨.

¿Quién inventó el trabajo?
Natalia y yo somos tan felices cuando hacemos girar el mundo al revés. La ausencia nos clava alfileres en el alma.

Los abuelos son pa' reír y jugar y cantar y yo pos nomás quiero dormir. Pero ya les digo. No soy floja es que estoy cansada. No de la vida. Tanto madrazo da experiencia. Cuando uno de viejo se vuelve experto llega la hora de entregar el equipo -vulgo morir- y todo absolutamente todo vale madres. O no.

"Me levanto con una sonrisa y entre tantas prisas en casa la olvido" canta el puto Enrique. ¡Ay Enrique! Tan lejos de mi y tan cerca de Jose Girl.

¿Quién inventó el trabajo y la escuela y las obligaciones y el puto amor? Díganme quién. No pido discursos quiero saber nomás para aumentar mi sapiencia que sirve para un carajo.
"La luna es una daga manchada de alquitrán" canta el Sabina. ¿Y eso qué tiene que ver? Dirán ustedes. Nada, aquí nada tiene que ver con nada. Adiós, voy a ponerle alas a mis pies. Como el Ícaro con sus alitas de ángel norompounplato pero yo señores las pondré en mis pies. Y si no pues no. Mientras eso llega... Ya me voy ¡Adiós!














lunes, 13 de febrero de 2017

Hay flores que se yerguen sin aroma

Hace días cuando se rompió mi familia lo primero que pensé después de recibir el golpe fue cerrar el blog. Eso sucede desde que comencé a escribir pendejadas. Cerrar el blog para no tener distractores. Escribir es el cordel que ata la realidad con los sueños. La idea de cerrarlo no germina porque no quiero perder la capacidad de soñar. Le doy vueltas y vueltas en como hacerlo de la mejor manera. ¿Ven como me distraje de lo que nos -mi familia y yo- estaba pasando? Necesito tener la cabeza vacía para pensar.
Existo luego pienso.
Vivir es la consigna. La locura exige toda mi atención. Dejemos las virtualidades para después.
La voz de Barry me devuelve a la realidad. Miro su cara de susto. En las manos tiene los trozos de mi familia.
-¿Qué vamos a hacer?-  Pregunta.
Yoi que no soy más que un ente aterrorizado contesto: Trae pa' cá vamos a pegarlo.
Soy experta en resarcir resquebrajos -dije- pero vamos a decirle a Laura y a Bruno que nos ayuden. 'tonces nosotros tres aquí valientes pero asustados y Bruno tan lejos -bendito whatsapp- fuimos uniendo trozo a trozo todas las partes rotas. Sin echarle un vistazo al blog para no empaparme de optimismo seguimos la vida. La vida que ustedes pierden mientras me leen.
La cosa es que la virtualidad está unida a la real. No atada, unida. Pensar en cerrar el blog es como cuando pensaba suicidarme. Lo pienso no hago. Soy aprendiz de suicida marca patito. Chafa pues porque los suicidas se matan no lo andan anunciando. ¡Ay miren me voy a tirar de lo alto de mi cama! ¡Ayúdenme! Blah. Fin.

El domingo empieza la semana. Hoy es lunes por si no se habían dado cuenta ya se los aviso. Abrí los ojos, lei algo que me puso triste. Carajo tengo una facilidad para ponerme triste. Nada, nada no pasa nada Flor tú eres más que tu melancolía.
Saludé a mi gato que no es mi gato pero bla bla bla. Recorro su rabito con mi mano a manera de saludo. Le sirvo el desayuno. Pinche gato suertudo ni Barry tiene ese privilegio. Vuelvo a mi vida normal. Es lunes. Mi familia está unida. Yo sigo con mi puto blog soñando que soy escribidora y rezando -si ¿Y qué?- por la cura de todos mis males. No se rían. Ya sé que la cura la tengo en mis manos pero qué le voy a hacer. Soy ciega por elección.
Alguien decía que cambiara el nombre de mi blog porque es un sin sentido. Según yo la gente recuerda más a los que pierden con la cara al sol que a los que se levantan con una sonrisa todos los días.

Que mi familia se haya roto fue un golpe muy fuerte. Eso no hizo que cerrara mi blog. ¿Hay un golpe más duro que ese? Sí, que Barry deje de amarme. Por cierto ¿Ya les dije que alguien me donó medicina -la más cara de las que tomo- para cinco meses? ¿Saben lo que es cinco meses! Pues eso. Un gasto menos. Gracias srita de Guadalajara.
Y ya es todo. Como le dije a mi hija hace rato por whatsapp, "T smo" que significa Te amo. A ustedes tambiën los amo a otros nomás los quiero tampoco es ir por la vida de fácil. Después de todo la locura se vive bien con una pizca de cordura. Y por si acaso no lo hubiesen notado, estoy loca de atar. Gracias. Al rato vuelvo a corregir errores y resarcir entuertos. La Bella viene en camino y eso señores requiere una mente lúcida. No me distraigan. Estoy interpretando el papel más complejo de mi vida: ser abuela.




















Fui musa del Cantor de poemas alucinantes.

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón
de sol escondido
y mil silencios largos.
Es beso de agua
y luz de ciegos
en el desierto diario.
La leo y me leo.
La leo y la siento.
La leo y la quiero.
Vamos de la mano
desconocidos
y alejados
por los caminos
rotos y astillados
de la vida cansada
y del tiempo huraño.
Refunfuñamos por todo
y hasta en el infierno
tienen miedo
de que un día aciago
lleguen nuestros pasos.
Chocamos con mil horas
arañamos las rutinas
odiamos la compasión
nos dan risa los ángeles
y mucha pena los diablos.
Nos cansa todo
y más que nada
el resto de los humanos.
A veces herviríamos
a los que nos rodean
y otras daríamos la vida
por hacer reír a un chavo.
La Malque es un corazón
de sol escondido
y mil silencios largos.


Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.