Páginas

jueves, 25 de mayo de 2017

La inquietante frugalidad del ser

Y que se me olvida que tenía que comprar una medicina que me recetó el neurólogo en marzo pasado.
Y que recuerdo que por estos días toca revisión.
Y que encuentro la receta
y que me acuerdo que no la compré
y que me pongo a investigar cuánto cuesta y los efectos secundarios en mi cuerpo.
Y que veo que es un antidepresivo.
Y que recuerdo que la señorita médica también me recetó un nuevo medicamento.
Y que me pongo a investigar 
y que me doy cuenta que es un antidepresivo muy fuerte.
Dos médicos diferentes mandan antidepresivos.
O estoy muy mal muchachos
y
no me he dado cuenta o de plano necesito una habitación permanente en La casa de la risa.
A lo mejor soy un orate actuando normal evitando ser encerrada en un cuarto acolchado.
Quizás mi chip necesita ser  cambiado por uno de nueva generación.

No estoy deprimida, no estoy ansiosa, no tengo pensamientos suicidas. No tengo ansiedad. Me como las uñas cuando veo a la señorita médica porque no sé qué hacer con las manos en la consulta. 
¿Lloro? Cualquier perro llora no es novedad. ¿Me siento una chancla vieja? Obvio soy el treinta por ciento de lo que fui.

Rechazo tomar los antidepresivos. Mi familia preocupada lo acepta. Es mi decisión. Es mi vida.
¿Qué tal si nomás tengo un cable suelto?
¿Y qué tal si se arregla todo con una simple trepanación?

Si si si muy bien bla bla bla pero ¿Qué les voy a decir cuando me pregunten cómo me siento con el arsenal de pastillas que sumados a los somníferos hacen que la vida se vea más fácil? 

Npi

Voy a rebelarme.
Mandaré todo cerquita del carajo. 
¿Y si los médicos se confabulan con mi familia? ¿Y si empiezo a ver conspiraciones como antes a mi alrededor? ¿Y si renace mis ganas de borrarme de este mundo?

Renuncié a las pastillitas coloridas. Acepté los golpes bajos sin chistar Lalaralará.. Estoy resignada a ser un robot tipi tipi tom tipi tom. 
Tengo que encontrar una excusa lo bastante fuerte para convencer al neuroloco de mi no tomar el antidepresivo.

Haré lo mismito que la compu, entraré en estado catatónico en el momento oportuno.

Ay dios si existes échame una manita
ya ves que a pesar de todo
nunca te olvido.
Amén
o algo así.
Bye.











sábado, 20 de mayo de 2017

Con la música a otra parte

Así no se puede. Venía a escribir con todo el ánimo del mundo la historia de cómo me iba a partir la madre en dos estando sola y mi alma pero después de informarme como va el mundo y leer las terribles noticias sobre la guerra y la violencia que hay en el país -en todos lados pa´que no digan que nomás aquí- mejor me voy con mi música a otra parte.
Nomás les digo que las orillas de las paredes pueden ser letales para cualquier persona por más sana que esté. 

Algunos dirán: Blah no pasa nada. Normal.
Para otros será motivo de preocupación. ¿Quitar las paredes para que no tenga accidentes? Pues no, no hay manera.
Por eso no se lo he dicho a nadie nomás a ustedes. Ni modo que se lo cuenten a mi familia si ni la conocen.

¿Qué puedo hacer para evitar accidentes que pongan en riesgo mi vida? ¿Contratar una nana?. Im po si ble.Ya estoy grandecita pa´ esas cosas para tal caso tengo a mi sombra.

Lo que voy a hacer es seguir la vida con mi celular a cuestas por si las moscas y se le vuelva ocurrir a una hormiga meterme una zancadilla.


¡Estoy viva!



Aplausos.

















sábado, 13 de mayo de 2017

Notitas sin causa y ningún efecto

Los silencios se hacen más largos.
A la cuentacuentos en desuso los bichos se le aparecieron no como héroes de aventuras sino como plagas que hay que exterminar. El H24 es efectivo pero hay que tener cuidado en su manejo puede equivocarse de bicho.
Los hijos de suchi migraron a lugares mejores.
Soy tan fan de la MaLquEridA que soy su seguidora así me aseguro de nunca abandonarla. Querencia mutua.
El amor para toda la vida existe. Tengo prueba de ello.
La musa dejó de inspirar.
Sus mascotas perviven mal que bien a un ladito de ella.
Las costumbres perecen.
Lo habitual muere en pos de nuevas aventuras.
Regresan los rompecabezas salvadores de los tiempos proclives al tedio.
Los orgullos se quedan en cuadernos de notas pa´ no olvidar mijita.
La lluvia llegó ¡Viva!
Los posts son abortados
La reestructuración de un personaje es demasiado compleja para una mente sin recuerdos.
La información recibida no es digerible.
Asumo los costos del abandono.
No voy ni vengo.
Aprendería a leer tus aullidos.  Eso fue música para mi alma. Gracias eternas.
Hay quien piensa que mi vida es puro llanto.
Hay quien sabe que mi vida es normal.
Hay quien ni siquiera piensa.
Lo que muchos no saben -ni es importante saberlo- es que río más de lo que lloro.
Los dolores son pasajeros.
Las palabras tienen el peso que nosotros les damos. Por lo demás no digo nada.
La tecnología avanza muy rápido. No pienso correr tras ella.
El calor de mayo es agobiante.
No pido perdón por algo que no quiero hacer
La flojera no es pretexto es un fin.
Terminé de leer el libro de Paco. Después de mil años de no hacerlo leí completito un libro de 99 págs. Me aplaudo. Para una mente dispersa es un logro que pocos tienen. Pensar y leer no muchos pueden hacerlo.
Por eso y más estoy un poco orate.
Minimizo lo que hago para ahorrarle trabajo a los demás.
Me maravilla la capacidad de la gente que se deja engañar ¿Dónde está su sentido común?
México es después de Siria el país más violento del mundo y sin embargo todavía tenemos la capacidad de sonreír.
Conservo mi casa, mi familia, mi entorno. Mi blog.
Sigo viva.
Un poco más pendeja pero viva.
Para muchos es un tan sin embargo
para mi -egoístamente- es suficiente.

Ninguna enseñanza de Buda, Dios o el diablo valdrá la pena si los rencores siguen guardados en el corazón.


Digan click!















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje